Biocombustibles: se abre tensión en el oficialismo

25 de marzo, 2021

Biocombustibles: se abre tensión en el oficialismo

Por Pablo Varela

A pedido del interbloque de Juntos por el Cambio y del bloque de diputados cordobeses, está programada para hoy a las 11:30 una sesión especial para tratar la prórroga a la Ley de Biocombustibles, que cuenta con media sanción del Senado.

A los bloques mencionados se le sumarán los federales, con el socialista santafesino Enrique Estevez y el lavagnista, Alejandro Rodríguez a la cabeza, quienes vienen solicitando el tratamiento de la prórroga desde hace varios meses.

La orden dentro de las filas del oficialismo es clara: no dar quórum. Hoy se podrá dilucidar si finalmente los bloques opositores que bregan por la prórroga del marco normativo que beneficia a 54 plantas productoras de biocombustibles alcanzarán el número de oro de 129 diputados, para poder dar inicio a la sesión y de esa manera extender el marco normativo hasta el 2024.

Pero paradójicamente, las tensiones por el tema también atraviesan el interior de la bancada oficialista. Los senadores por Santa Fe (la principal provincia productora de biocombustible), María de los Angeles Sacnun y Roberto Mirabella han reclamado públicamente el tratamiento de la norma. De hecho, Sacnun es la autora de la norma que prevé la prórroga.

Sin embargo, en el oficialismo han comenzado a trabajar en paralelo en otro proyecto. Los impulsores de la iniciativa son Máximo Kirchner y el titular de la Comisión de Energía y Combustible de la Cámara Baja, el mendocino Omar Félix.

Hasta el momento no hay un proyecto presentado aunque comenzaron a conocerse los primeros lineamientos. Ayer, según pudo averiguar El Economista hubo una reunión entre legisladores del oficialismo (tanto senadores como diputados) para abordar la cuestión. “Hay intercambio de opiniones. Por ahora es todo informal”, explicó uno de los asistentes a dicha reunión ante este diario.

La iniciativa impulsada por el titular de la bancada oficialista prevé especiales beneficios para pymes, otorgando menos beneficios a las grandes cerealeras. En las propias filas del oficialismo reconocen que el proyecto que está aún en etapa de redacción beneficiaría más a las provincias productoras de caña de azúcar, y dejaría en un lugar delicado a Córdoba y Santa Fe que trabajan con maíz y aceite de soja. La mayor “resistencia” provendría de los legisladores que representan a las provincias gobernadas por Juan Schiaretti y Omar Perotti, aunque por ahora todo está bajo análisis.

En los lineamientos que circularon, el biodiesel podría bajar de un 10% de corte a un piso de 5%. En el caso del bioetanol, se reduciría del 12% al 10%, siendo 6% el número establecido para el bioetanol derivado de la caña de azúcar, mientras que el 4% debería ser derivado del maíz. Con un agregado más: de ese porcentaje producido con maíz, 2,5% debería estar producido por pymes, mientras que el 1,5% restante por las grandes cerealeras.

Algunas voces en el oficialismo se muestran optimistas y creen que todavía hay tiempo de dar el debate antes del 12 de mayo, cuando caduca la vigencia de la actual ley.

En tanto el lavagnista Rodríguez celebró la posibilidad de debatir una nueva iniciativa, sin dejar de reclamar que se trate en forma urgente e inmediata la prórroga, para de esa manera poder discutir a fondo un nuevo marco normativo sin la presión por los tiempos. En ese marco, Rodríguez también alertó por la llamativa ausencia que la provincia de Buenos Aires mantuvo en el debate por los biocombustibles. En efecto, el gobernador Axel Kicillof viene presionando desde hace meses para que la provincia sea incorporada a la Ofephi con el argumento de que el 70% de las naftas del país, se destilan en territorio bonaerense, si bien la provincia no tiene un solo pozo hidrocarburífero.