Adelante Buenos Aires, sigamos adelante

16 de marzo, 2021

Adelante Buenos Aires, sigamos adelante

Por Horacio Barreiro (*)

La gran noticia en la vida interna de la UCR de los últimos años es el resurgimiento de la provincia de Buenos Aires. Desde hace mucho tiempo se sostenía que  el partido se había convertido en una federación de fuerzas provinciales sin un eje nacional.  Y eso obedecía, entre otras razones, a la enorme debilidad del radicalismo de la provincia de Buenos Aires. ¿Cuál era el incentivo para los radicales de otras provincias para sumarse a un proyecto nacional si el distrito que por su peso tenía que aportar los votos para sostenerlo, no lograba hacerlo?

Desde 2001, carecíamos de estrategia, de coherencia ideológica y de resultados políticos. En 2015 éramos  un partido con un puñado de  intendentes, y  unos pocos legisladores nacionales y  provinciales, sin ideas, organización ni liderazgo.

No podíamos seguir así. En 2015 dijimos basta. Acompañando la decisión de la Convención Nacional en Gualeguaychú, el radicalismo  bonaerense se sumó a la estrategia que se definió en esa oportunidad, y formó una alianza con partidos afines para generar una alternativa al peronismo, que había gobernado ininterrumpidamente durante veintiocho años la provincia. Tuvimos éxito: por primera vez después de 1983, un radical (Daniel Salvador)  integró una fórmula vencedora.

Como partido, hoy estamos mejor que en 2015. Aún después de la derrota de 2019, tenemos 32 intendentes, 6 diputados nacionales y 15 legisladores provinciales. Sostuvimos un gobierno provincial digno, y hemos salido de él con más representación territorial y legislativa y con más cuadros y equipos que cuando entramos.

Se motorizó la renovación juvenil y la paridad de género. Los seis diputados nacionales de la provincia, todos identificados con nuestro sector, votaron a favor de la interrupción legal del embarazo, reconociendo el drama del aborto, combatiendo su clandestinidad y acompañado la lucha de millones de mujeres.  Conseguimos atraer a expertos de primer nivel y a figuras con enorme arraigo popular que están incorporados en nuestras listas partidarias y estarán en las electivas.

Pero, sobre todo, hemos diseñado el perfil de nuestro futuro: militantes juveniles integran hoy ambas cámaras legislativas y decenas de concejos deliberantes. El radicalismo bonaerense, con Josefina Mendoza, consagró a  la diputada nacional más joven de la historia y apoyó a Alejandra Lordén para que se convirtiese en  la primera mujer en acceder a la vicepresidencia del Comité Nacional en la historia de la UCR.

Si la UCR hubiese tenido una actitud sumisa frente al PRO, como dicen algunos infundadamente, hoy tendría menos presencia y no más, como efectivamente tiene.  Una prueba de que la UCR está hoy más fuerte es que nadie quiere irse, como sí lo hizo Gustavo Posse tantas veces.  

Frente a la elección interna y su importancia para el presente inmediato y el futuro, no puede olvidarse que  mientras que Posse, saltó  permanentemente de partido en partido, buscando solo su posicionamiento personal, muchos se  quedaron a reconstituir esta fuerza política.

Un radicalismo bonaerense que siga creciendo es una condición necesaria para una UCR fuerte. Y se avanzó mucho en esa dirección en los últimos años.  A partir de esa base hay que construir, afianzar y liderar una alianza ganadora, y no retroceder con el argumento de una supuesta defensa de la identidad partidaria que invocan quienes exhiben una trayectoria  totalmente contradictoria con ese objetivo.

El camino emprendido es el que hay que seguir transitando y profundizar, y es fundamental que se entienda, por lo que viene,  la importancia política de la unidad de la oposición, y en particular si queremos a una UCR fuerte y competitiva, la unidad es un valor estratégico.

Esto es, en síntesis, nuestro trabajado de cinco  años, nuestro presente, pero también nuestra propuesta de futuro: coherencia,  renovación generacional, paridad de género, capacidad técnica y representatividad ciudadana: todo lo que ya hicimos, pero más. Aspiramos a un radicalismo que exhiba una enorme vitalidad y amplié su arraigo en toda la provincia.

Desde Adelante Buenos Aires, militamos el presente, construimos el futuro y seguimos con  la renovación y el fortalecimiento de la UCR bonaerense. Queremos consolidar lo hecho, y garantizar el futuro, eligiendo a Maxi Abad, que será uno de los presidentes del Comité Provincia más joven de la historia.

Juntos vamos a pelear por la conducción de la alianza y cumplir con el mandato de nuestro tiempo, un país con una democracia fuerte, pero también con trabajo, educación  y salud para todos los argentinos.

Promovemos las ideas de mañana con los valores de siempre, un radicalismo bonaerense de pie, en marcha, y con futuro.

(*) Integrante de Adelante Buenos Aires