Zaffaroni y el fuego amigo

17 de febrero, 2021

Zaffaroni y el fuego amigo

En los últimos días, voceros jurídicos del kirchnerismo duro reclamaron medidas para favorecer a procesados o condenados por corrupción. El problema político de esos pedidos es que generan tensión en el oficialismo y le dan argumentos al discurso de la oposición. 

La directora de Asuntos Jurídicos del Senado, Graciana Peñafort, solicitó un indulto para Milagro Sala. Lo hizo, a pesar de que el Alberto Fernández dijo  durante la campaña, y siempre lo ratifica,  que no dará indultos porque considera esa facultad presidencial una rémora monárquica.

Lo cierto es que Peñafort, de la máxima confianza de Cristina Kirchner, le pide a Fernández que hago algo que prometió no hacer.  Le reclama, en definitiva, que se contradiga y que por lo tanto afecte su credibilidad. Claramente no sería una ayuda para la imagen presidencial.

Pero el fuego amigo, fue todavía más intenso en el caso de Eugenio Zaffaroni que le pidió al Congreso una ley de amnistía con el argumento de “sacarle la responsabilidad al Presidente” que es el único que puede otorgar indultos. Está claro que no se debatirá una ley de amnistía porque no sería votada siquiera por todos los legisladores del oficialismo y el propio presidente de la Cámara de Diputados ya se manifestó en contra de la iniciativa. Plantear el tema como lo hace Zaffaroni  lo único que hace es favorecer el discurso de los opositores que señalan que el kirchnerismo sólo pretende impunidad. 

Fernández podría terminar beneficiándose de ese fuego amigo, porque reafirmaría su perfil  de árbitro de una coalición heterogénea y sin ceder a los reclamos de los sectores más duros.

Por otra parte, los temas judiciales seguirán en el centro de la escena porque hay muchos sin resolver. El oficialismo quiere apurar la reforma judicial y la del Ministerio Público Fiscal con el trasfondo de los procesos a la vicepresidenta. Y siguen los cuestionamientos la Corte y en ese caso no hay diferencias entre duros y moderados.