Un fallo y dos préstamos frenaron la baja en acciones y bonos

25 de febrero, 2021

El S&P Merval rebota 0,6% de la mano de YPF y los ADR ganan hasta el 2%

Por Luis Varela

Sin hacerle demasiado caso a la señal de Jerome Powell, titular de la Reserva Federal de Estados Unidos, quien advirtió que una buena parte de la economía norteamericana ya se recuperó de la pandemia y que pasa a evaluar la posibilidad de mantener el alivio, la Bolsa de Nueva York se recuperó ayer de la baja de los últimos días y el dólar global volvió a debilitarse, retomando la tendencia que viene reinando en los últimos meses.

Ese mejor clima en el mercado estadounidense permitió que los commodities volvieran a buscar un nuevo escalón alcista. El petróleo saltó más de 2% y regresó a precios de 2018. Los metales básicos volaron 2,5% a mayores valores en diez años. Los granos treparon 1,8% y empardaron los máximos de enero y de los últimos siete años. E incluso se vio otra rueda muy firme tanto para los metales preciosos (más para la plata que para el oro) y otro volátil rebote en las criptomonedas, con el Bitcoin otra vez a casi 49.000 dólares, 9% arriba de la última agachada.

Y con ese eufórico panorama internacional, Argentina tuvo ayer tres buenas noticias que frenaron la baja de los bonos e hicieron rebotar a las acciones, aunque no permitieron que los dólares financieros libres siguieran acunados en la pax cambiaria que dura desde octubre. La noticia principal fue judicial, con una condena de doce años de cárcel para Lázaro Báez en el caso denominado la “ruta del dinero K”, que lleva sombras sobre la vicepresidenta Cristina Kirchner, en algo que puede mostrar que la Justicia se defiende frente a la permanente ofensiva que está llegando el Gobierno desde hace rato.

El caso de YPF

Pero, desde lo financiero, hubo dos novedades importantes que sostuvieron a los titulos argentinos. Por una parte, la petrolera YPF, que están en pleno proceso de reestructuración de deuda y con un juicio durísimo sobre su cabeza, logró colocar deuda atada al dólar y a las UVA por US$ 121,8 millones. Esta fue la primera operación después del canje parcial que hizo la empresa estatal: logró captar US$ 75,5 M con una ON atada al dólar más 2% anual con vencimiento a 36 meses en agosto de 2023 y otros US$ 46,3 M con una ON atada al UVA (inflación) más 3,5% anual a 42 meses con vencimiento agosto de 2024, pagando intereses trimestrales y capital todo al final.

Colocación de Guzmán

Y, además de esa operación, en su necesidad de vivir al día, el equipo del ministro Martín Guzmán logró colocar tres papeles (Ledes, Lepase y Boncer) por 221.963 millones de pesos para pagar una deuda que vence este mismo viernes. Del total tomado, el mercado mostró clara preferencias por apostar a una alta inflación de aquí en más. Sobre el 100% captado, el Boncer más un adicional del 1,55% anual con vencimiento en julio de 2024 obtuvo el 38,50% de la colocación, las Letes a tasa variable más 2,25% con vencimiento al 30 de junio consiguió una participación del 20,80%, las Letes a tasa variable más 2,25% al 30 de julio consiguió el 15,90%, un Boncer más un adicional del 1,45% anual con vencimiento a agosto de 2023 obtuvo el 10,50% de lo captado y las Letras a descuento con vencimiento a junio próximo captaron el 8,60% y las Letras a descuento al 30 de julio apenas el 5,7%.

Gracias a esta captación de fondos, que demuestra que hay interés en colocar dinero en Argentina, a pesar de un riesgo país por las nubes y de precios de los bonos con valor de default, los titulos públicos tuvieron ayer un freno en su caída, tanto que el riesgo país cedió en 13 unidades hasta 1.502 puntos básicos.

Y la Bolsa de Buenos Aires, con un volumen de negocios bastante pobre, $703 millones en acciones y $1.326 millones en Cedears, logró recuperar 3,7%. Pero los grandes motores del día fueron Molinos e YPF, por la firmeza de los granos y por el dinero obtenido por la petrolera, tanto que Molinos subió casi 8% en Buenos Aires mientras que YPF pudo saltar casi 10% en Nueva York. Mientras los operadores de Wall Street volvía a ver una corrida sin precedentes con GameStop, que volvió a dejar a todos con la boca abierta, al anotar en su cotización una suba de más del 100%.

Los dólares

El único frente que opacó algo el día fue el frente cambiario. El dólar blue bajó un peso, hasta $145, su menor valor desde septiembre, luego de haber tocado un récord histórico de $195 en octubre. Pero los otros cinco dólares de Alberto volvieron a subir. Y lo hacen con la soja en las nubes, el petróleo en gran momento y con Neuquén registrando su mayor producción de crudo de los últimos 14 años, lo cual no la convierte en una Pampa Húmeda pero que la vuelve a colocar en el mapa de lo que puede ser una fuente de ingresos.

Con el Gobierno muy preocupado, convocando a las alimenticias porque la inflación está con una velocidad de crucero del orden del 80% anual, el BCRA volvió a dejar las tasas sin cambios: la tasa de las Leliq volvió a ser del 38% y los plazos fijos pagaron 37% anual. Pero de los seis dólares de Alberto, cinco subieron y uno solo bajó, el de menor volumen de mercado.

Tras los dichos de Powell, el dólar subió 0,6% en Japón, pero bajó 0,1% contra el euro, 0,2% contra la libra, 0,4% contra el real, 0,5% en Chile y achicó 0,7% en México. Ante el Congreso el titular de la Fed dio una señal de advertencia: “Lo que puedo decir es que estamos evaluando la posibilidad de mantener este alivio, pero no puedo decir ahora qué vamos a hacer al respecto”.

Mientras que en Buenos Aires, el dólar turista subió 31 centavos hasta $156,78. El dólar oficial subió 19 centavos hasta $95,02. El dólar blue bajó un peso hasta $145. El dólar mayorista subió 15 centavos hasta $89,69. El Banco Central sumó 9 millones para las reservas, hasta 39.507 millones de dólares (y volvió al nivel que tenía a fines de noviembre, no juntó nada ni con la soja volando). El dólar MEP subió $1,22 hasta $141,08. El contado con liquidación subió $1,10 hasta $144,57. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue fue del 53% y la brecha entre el CCL y el mayorista fue del 61%. Y medidos en pesos, la libra subió 52 centavos hasta 126,78 pesos, el euro subió 43 centavos hasta $109,12 y el real subió 10 centavos hasta $16,56.

Estos últimos valores muestran claramente que el peso argentino sigue perdiendo terreno frente a monedas no dólar. Lo cual demuestra que esta oferta actual obedece a la corriente de ventas que están haciendo los millonarios que tienen que cubrir el impuesto a la riqueza. Y que una vez que ese tributo se cumpla, a fines de marzo, esta pax cambiaria deberá demostrar que este período de tranquilidad no fue apenas un corto veranito, tal como pasó muchas veces en la historia argentina.