Trump: sigue el juicio político (y el bloqueo en Twitter)

11 de febrero, 2021

Trump: sigue el juicio político (y el bloqueo en Twitter)

En Estados Unidos, continúa el juicio político contra Donald Trump, luego de que 56 senadores, incluidos 6 republicanos, lo declararan constitucional.

Ayer, nueve fiscales del Partido Demócrata realizaron una presentación en donde argumentaban que Trump fue el responsable de los ataques al Capitolio el pasado 6 de enero a través de sus numerosas e infundadas acusaciones de fraude electoral en los comicios de 2020.

“Trump se dio cuenta la primavera pasada de que podía perder las elecciones de noviembre y comenzó a sembrar semillas de ira entre sus partidarios al decir que solo podía perder si se lo robaban”, dijo el representante demócrata Joe Neguse.

“Si queremos proteger nuestra república y evitar que algo así vuelva a suceder, debe ser condenado”, agregó.

Por su parte, Jamie Raskin, fiscal principal, explicó: “Este caso no se trata de culpar a un transeúnte inocente por la terrible violencia y el daño que tuvo lugar el 6 de enero. Se trata de responsabilizar a la persona singularmente responsable de incitar el ataque”.

El objetivo de este segundo “impeachment” contra el exmandatario, que podría terminar el domingo o la semana que viene a más tardar, es impedir que vuelva a ocupar un cargo público.

Sin embargo, las posibilidades de que esto suceda son escasas ya que se necesitan 67 votos para condenarlo. Según la votación del martes, que oficializó el juicio político, son 56 legisladores los que estarían dispuestos a confirmar la acusación. Una encuesta de Reuters/Ipsos, reveló que el 47% de los estadounidenses cree que Trump debería ser condenado, mientras que el 40% dijo que no y el 13% restantes se mostró indeciso.

Por su parte, los abogados de Trump argumentarán que las expresiones y discurso de su cliente están protegidos por la garantía de libertad de expresión de la Primera Enmienda, y que los atacantes del Congreso fueron responsables de sus propios actos.

Pero los problemas para el magnate republicano continúan. Ayer, un grupo de fiscales del estado de Georgia abrió una investigación para determinar si el expresidente intentó influir en los resultados electorales a través de una llamada telefónica con el Secretario de Estado el pasado 2 de enero, donde le insinuó que debía “encontrar” suficientes votos para otorgarle la victoria.

A esto se suma que Trump no cuenta con sus mejores herramientas para defenderse: las redes sociales. Desde los incidentes del mes pasado, diversas plataformas bloquearon las cuentas del ex jefe de gobierno, como es el caso de Twitter, que la suspendió el 8 de enero “debido al riesgo de una mayor incitación a la violencia”.

En esta línea, ayer, esta compañía informó que mantendrá de forma permanente el veto a Trump y esto continuará en el futuro, aunque vuelva a ocupar un cargo público, como es la intención del líder republicano, que quiere postularse en las elecciones presidenciales de 2024.

“Nuestras políticas están diseñadas para asegurarnos de que la gente no incite a la violencia. Nuestras políticas funcionan así, cuando eres removido de la plataforma, eres removido, aunque seas un comentarista, un director financiero o un expolítico público o ejerciendo el cargo”, expresó Ned Segal, director financiero de Twitter, en una entrevista con el canal CNBC.