Precios y salarios: alimentos, la primera mesa sectorial

26 de febrero, 2021

Precios y salarios: alimentos, la primera mesa sectorial

En el marco del primer encuentro para lograr un acuerdo de precios y salarios, para “corregir los aumentos injustificados”, el Gobierno propuso cinco ejes de trabajo. De la reunión llevada a cabo ayer, en el ministerio de Desarrollo Productivo, participaron empresarios vinculados con la cadena alimenticia, que reiteraron su preocupación por los controles de precios.

Según el Indec, en 2020 la inflación terminó en 36,1% y, si bien fue 17,7 puntos porcentuales menor a la de 2019, a partir de agosto pasado la escalada fue significativa. En particular, el rubro alimentos y bebidas no alcohólicas, el que más preocupa al gobierno, en enero -último dato disponible- marcó una variación interanual de 42,3%, 16 puntos por encima del IPC general (38,5%).

El encuentro comenzó con una presentación del ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas, acompañado por sus pares de Trabajo, Claudio Moroni; el de Agricultura, Luis Basterra; la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont; el presidente del BCRA, Miguel Pesce; la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca y el secretario de Política Económica, Fernando Morra. “Esta mesa no es para buscar culpables sino para encontrar soluciones”, dijo Kulfas, aunque también calificó algunos aumentos como “injustificables”.

Empresarios

Luego de los funcionarios, comenzó la exposición de los empresarios, que reclamaron por una suba de costos que “los excede”, vinculada al transporte y la logística. El encargado de hablar fue Daniel Funes de Rioja, titular de Copal. El empresario objetó que las materias primas se encarecieron, además de que enfrentan problemas de producción, porque falta personal y no hay demanda.

En la reunión también hubo ejecutivos de las firmas productoras de alimentos Arcor, AGD, Molinos Ríos de la Plata, Nestlé, Unilever, Ledesma, Danone, Granja Tres Arroyos, la Copal, el consorcio de exportadores de carnes ABC y Mondelez, entre otras. También participaron representantes de los supermercados y de los productores de materias primas, como la Asociación Supermercados Unidos (ASU) y del Consejo Agroindustrial Argentino (CAA).

Funes expresó su “creciente preocupación frente a la situación que se encuentra atravesando la industria” y sostuvo que ese escenario “tiene su origen muchos años atrás”. “Los espacios de diálogo y articulación deberían permitir establecer una agenda de reconstrucción del sector para revertir esta situación”, aseveró. “Reiteramos que no estamos de acuerdo con los Precios Máximos, aunque sí con los

Precios Cuidados, que son voluntarios, y empezamos a hablar para ir encontrándonos desde el análisis”, concluyó.

Del sector sindical, participaron representantes de la Confederación General del Trabajo (Cgt), la Central de Trabajadores de la Argentina (Cta), el Sindicato de Trabajadores de Industrias de Alimentación (Stia) y la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys).

Objetivo y ejes de trabajo

El objetivo de la mesa es trabajar en coordinar una expectativa inflacionaria que pueda converger con las metas establecidas en el presupuesto, explicaron las fuentes consultadas sobre el contenido del encuentro, y refirieron que “es un mecanismo de trabajo que contribuye a lograr los objetivos planteados”.

Por ello, en la reunión se planteó avanzar en un esquema de trabajo sobre cinco grandes ejes que abarcan los insumos alimenticios, en línea con lo que ya se viene trabajando en las mesas de trigo y maíz, y los insumos no alimentarios tanto del agro como los de la industria.

El primer eje de trabajo será “insumos alimenticios”; el segundo tendrá que ver con “insumos no alimenticios”, vinculados a costos como combustibles y que tienen que ver con la pandemia; el tercero es la “logística”, por la influencia de los costos del transporte y su impacto en el precio final de los artículos de consumo masivo; el cuarto estará asociado a “Precios máximos” y el quinto está ligado a la “productividad”, fuertemente asociado a la producción y las futuras negociaciones paritarias a lo largo del año.

A la vez es intención del Gobierno “establecer compromisos cruzados, donde cada sector haga su aporte y entre todos converjan a los objetivos macroeconómicos”, se adelantó en el encuentro. Kulfas también planteó que este año el aumento de los costos de producción deberán quedar por debajo de los precios finales de venta al consumidor. Pese a ello, abrió una puerta para desregular a lo largo del año algunos precios, en particular, los referidos al programa Precios Máximos.