Misión de la OMS no obtuvo grandes respuestas en Wuhan

10 de febrero, 2021

Misión de la OMS no obtuvo grandes respuestas en Wuhan

Luego de largas negociaciones, hace unas semanas, se concretó la visita de un equipo de expertos de la OMS a la ciudad de Wuhan, China, para investigar los orígenes del Covid-19. Aunque en los últimos días los protagonistas brindaron información al respecto, ayer se llevó a cabo la primera conferencia oficial sobre la misión.

Quien tomó la palabra fue Peter Ben Embarek, que encabeza la delegación, y explicó que, aunque se descubrió nueva información, no hubo un gran hallazgo que clarificara cómo surgió el virus.

“El posible camino desde cualquier especie animal hasta el mercado de Huanan podría haber sucedido a través de un recorrido muy largo y complicado que involucre también movimientos a través de fronteras”, dijo Embarek en una conferencia de prensa de casi tres horas.

“Al tratar de comprender el panorama de diciembre de 2019, nos embarcamos en una búsqueda muy detallada y profunda de otros casos que pueden haberse pasado por alto a principios de 2019. La conclusión es que no encontramos evidencia de grandes brotes que pudieran estar relacionados con casos de Covid-19 antes de diciembre de 2019 en Wuhan o en otros lugares”, agregó.

En esta línea, Liang Wannian, jefe del equipo de expertos de China, dijo que una posibilidad es que haya existido una circulación no reportada del virus en otras regiones antes de lo ocurrido en Wuhan dado que, casi en simultáneo, se registraron contagios en otras zonas de su país. Sin embargo, manifestó que “no hay indicios de la propagación del SARS-CoV-2 en la población antes de diciembre de 2019 y no hay pruebas suficientes para determinar si se había propagado en Wuhan antes de esa fecha″.

Lo que sí pudo confirmar Embarek fue que la teoría conspirativa de que la enfermedad se filtró de un laboratorio es altamente improbable y, por lo tanto, no se realizarían más estudios al respecto. Además, precisó que todas las pruebas apuntan a que el virus podría haberse originado en un reservorio natural de murciélagos, pero que probablemente estuviera fuera de Wuhan.

Respecto a ese tema, Liang Wannian explicó que el SARS-CoV-2 pudo haberse originado por transmisión zoonótica, pero aún no se ha identificado un huésped animal. Aunque todo apunta a los murciélagos, las muestras encontradas en estas especies no son iguales al SARS-CoV-2.

Por último, a la hora de analizar una posible trasmisión a través de alimentos congelados, Embarek manifestó: “Sabemos que el virus puede sobrevivir en condiciones que se encuentran en estos ambientes fríos y congelados, pero realmente no entendemos si el virus puede transmitirse a los humanos” y “por lo tanto, existe el potencial de continuar siguiendo este ejemplo y observar más a fondo la cadena de suministro y los animales que se suministraron al mercado”.