Lázaro Báez fue condenado a 12 años de prisión por lavado de dinero

24 de febrero, 2021

Lázaro Báez fue condenado a 12 años de prisión por lavado de dinero

El empresario Lázaro Báez fue condenado hoy a 12 años de prisión en el marco de la causa en la que se lo investigó por maniobras de lavado de dinero por US$ 55 millones entre 2003 y 2015 en el caso conocido como “La ruta del dinero K”. También fue condenado su hijo mayor, Martín, que se encuentra detenido en la cárcel, a una pena de 9 años.

Báez está con prisión domiciliaria desde septiembre pasado, cuando la Cámara Federal de Casación Penal ordenó darle ese beneficio, al igual que sus cuatro hijos. Desde entonces sigue las alternativas del juicio por videoconferencia.

La Fiscalía había pedido una condena de 12 años de cárcel y una multa de $2.121 millones para el empresario en el Tribunal Oral Federal 4. En ese sentido, las querellas que representan al Ejecutivo habían solicitado penas muy altas a pesar de los cambios de gobierno. La Oficina Anticorrupción pidió 8 años y 6 meses, mientras la Unidad de Información Financiera (UIF) solicitó 9 años y la AFIP, 8 años.

Por otro lado, Leonardo Fariña, que se presentó como arrepentido ante la Justicia, recibió 5 años de prisión, al igual que Leandro Báez y Fabián Rossi, por ser “partícipe necesario” del lavado de activos. Mientras tanto, los jueces Adriana Palliotti, Guillermo Costabel y María López Iñíguez sentenciaron a 8 años al abogado del empresario, Jorge Chueco y al contador Daniel Pérez Gadin. En cuanto que Federico Elaskar, recibió 4 años por “lavado agravado”.

La investigación judicial en 2013, por ese entonces a cargo del juez Sebastián Casanello y del fiscal Guillermo Marijuán, a partir de un informe del programa Periodismo para Todos (PPT). Apuntó a las maniobras que realizó Báez para capitalizar su empresa para poder quedarse con la construcción de dos represas en Santa Cruz. Constituía una red de cuentas bancarias abiertas en el exterior y la maniobra, mediante la compra de bonos, para reingresar el dinero a la Argentina. Se trata de una causa con implicancias políticas por la cercanía del empresario con la familia Kirchner.

El juicio inició en octubre de 2018, luego de que Lázaro Baéz haya sido detenido en abril de 2016 por orden del juez federal Sebastián Casanello, que instruyó la causa. En un principio se contemplaba que el proceso duraría 8 meses, pero por distintos inconvenientes se alargaron los plazos. Finalmente, la pandemia de coronavirus derivó en la suspensión de las audiencias desde el 20 de marzo último hasta junio pasado, cuando se reanudó de manera virtual.