El Gobierno cerró una buena semana en el frente político

13 de febrero, 2021

El Gobierno cerró una buena semana en el frente político

Se cerró la mejor semana política del Gobierno en mucho tiempo.  A pesar de que comenzó con el temor de un conflicto abierto con el campo luego de que el Presidente se refiriese a la posibilidad de aumentar las retenciones o establecer cupos a las exportaciones para moderar las suba del precio de los alimentos. Sin embargo, esas preocupaciones se disiparon luego de la reunión de Alberto Fernández con la Mesa de Enlace en la que se descartaron esas alternativas por ahora y hubo un compromismo para revisar las cadenas.

El mismo día, funcionarios del área económica se reunieron con dirigentes gremiales de todos los sectores en los que se ratificó el compromiso de que no habrá techo para las paritarias y se reiteró el objetivo de lograr una mejora en los salarios reales. Al día siguiente fue el turno de los empresarios, que salieron relativamente conformes del encuentro con los ministros. El 23 está previsto que haya un reunión conjunta de sindicalistas y empresarios.

Que todos los sectores productivos del país hayan podido dialogar con las autoridades en un marco distendido es una señal positiva y muestra una vocación por lograr acuerdos, y no por profundizar enfrentamientos.

El acuerdo sobre el control de la deuda por parte del Congreso y los cambios en Ganancias se inscriben en un escenario político menos conflictivo y le permite al Gobierno ocupar el centro, tanto por el dominio de la agenda como por la orientación de sus iniciativas.

Pero el mejor clima político no implica que de él surgirá, más adelante, un mejor clima económico, que depende de los resultados que se obtengan en la búsqueda de los objetivos que plantea el Gobierno. En particular, llevar la tasa de inflación al 29% parece difícil de alcanzar más allá de la voluntad que haya  por lograr acuerdos.