La industria arrancó el 2021 con muy buen ritmo

22 de febrero, 2021

Mipymes: los bancos desembolsaron más de $ 220 mil millones

Los últimos datos productivos ratifican cierta recuperación en los niveles de actividad, en algunos casos comparados a niveles pre pandemia y en otros respecto a la abrupta caída de 2020. Esto se ve reflejado en diferentes rubros industriales, tanto en las pymes como algunas grandes empresas.

Varios de los principales sectores fabriles están operando entre 10% y 20% por encima del promedio de 2019, según un informe elaborado por el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), que funciona en la órbita del Ministerio de Desarrollo Productivo. “Durante el primer mes de 2021 el sector fabril, medido según el consumo de energía, se expandió 7,9% interanual y en la medición 4,6% desestacionalizada”, subrayó el documento.

De acuerdo al índice adelantado de actividad industrial del CEP XXI -que toma como insumo el consumo de energía en las principales plantas industriales-, el sector fabril tuvo una expansión empujado por ramas como la automotriz (+17,5% interanual) y materiales para la construcción. El uso de la energía también arrojó el dato de que el 53% de las más de 1.000 plantas industriales relevadas consumieron más energía en enero de 2021 que en el mismo mes de 2020.

En este sentido, el consumo de energía desestacionalizado en la industria automotriz fue 20% superior al del promedio de 2019, el de la metalmecánica fue 18% superior, el de textil y cuero 15%, el de metales básicos 13%, el de minerales no metálicos 12% y el de caucho y plástico 10%. A su vez, en todos estos sectores -que explican alrededor del 35% del PBI industrial hubo crecimiento mensual desestacionalizado, agregó el informe.

La industria

Estos indicadores van en línea con diferentes estudios al respecto sobre la dinámica productiva hacia fines del año pasado. El nivel de actividad industrial registró, en diciembre, un crecimiento de 4,8% respecto a igual mes de 2019, con lo que mantuvo la tendencia positiva de noviembre y finalizó 1,1 puntos por encima de los niveles pre pandemia registrados en febrero de 2020, informó hoy la Unión Industrial Argentina (UIA).

A pesar de esta mejora, el año acumuló una caída de 6,3%, similar a la registrada en 2019. De esta forma, el nivel de actividad fabril marcó la tercera caída anual consecutiva: El acumulado de los últimos tres años refleja un retroceso en el nivel de producción de 14,8%.

Esos números quedaron muy por debajo del máximo registrado en 2011, con una merma en la producción respecto a ese año de -22,8%. “El desempeño del año se caracterizó, por un lado, por la fuerte contracción durante el primer semestre (13,6% interanual) producto de las medidas de aislamiento”, señaló la UIA en un comunicado.

De este modo, aún con esta mejora el año cierra con la mayoría de los sectores a la baja. El informe destacó que tan solo unas pocas ramas lograron marcar incrementos interanuales, entre las que se destacaron Sustancias y productos químicos (+6,1%), cuya suba se asocia a nuevos patrones de consumo vinculados a productos de limpieza, así como la mayor demanda de productos agroquímicos. No obstante, durante los últimos meses de 2020 se observó una estabilización de la producción en niveles similares a los registrados.

En diciembre el sector de Alimentos y bebidas (-0,2%) cerró levemente a la baja, aunque con comportamientos dispares: mientras se vio impulsado por el incremento de vinos, chocolates, lácteos para exportación, arroz, bebidas espirituosas y carnes, otros productos masivos como las infusiones (té, café y yerba mate), gaseosas y panificados se vieron afectados por la caída de la demanda así como por restricciones por los precios máximos. Sin embargo, excluyendo los aceites que se vieron afectados por los conflictos sindicales ocurridos en el mes de diciembre, el sector hubiera registrado una suba del +1,5% en el acumulado del año.

Pymes industriales

En el sector pyme la dinámica es similar. La producción de las industrias pymes manufactureras creció 0,3% interanual, la segunda mejora consecutiva tras nueve meses de caída, según un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

“Si bien la recuperación viene siendo muy lenta, es positivo que al menos en el promedio general, haya dejado de caer”, indicó el documento de CAME, en el que se resaltó además la divergencia existente entre empresas, incluso del mismo sector, y el hecho de que solo el 39,7% de las industrias tuvieron alzas en su producción.

De los once grandes sectores relevados, seis tuvieron aumentos anuales, uno se mantuvo sin cambios y seis finalizaron con bajas. El rubro de mayor progreso anual fue Equipos Eléctricos, aparatos e instrumentos, con un incremento de 10,7%. “Es una de las ramas donde más se siente el menor ingreso de productos importados y cierto efecto incipiente de sustitución importaciones”, indicó CAME.

Con estas cifras, el Indice de Producción Industrial Pymes alcanzó un valor de 78,2 puntos en enero frente a un valor de 77,9 en el mismo mes de 2020. De acuerdo con el informe, estas industrias trabajaron en enero “con una capacidad instalada de 67,5%, casi 4 puntos arriba de enero 2020”.

Del relevamiento se desprende que el primer mes del año fue menos rentable para el sector que diciembre, ya que en “enero, el 47% de las industrias pymes consultadas tuvieron rentabilidad positiva, retrocediendo cinco puntos esa proporción frente a diciembre (52%)”, mientras que el 32% de las firmas dijo tener una rentabilidad nula y el 17% resultados negativos.

Algunas de las preocupaciones que los industriales consultados mostraron fueron, entre otras, los incrementos de precios de los insumos y las dificultades para trasladarlos a precios; la debilidad financiera en la cual quedaron en 2020 y por la complicación para pagar salarios sin ayuda del Estado.

Entre los ramos que progresaron en la comparación interanual de enero figuran Material de Transporte, que tuvo un alza de 3,8%, en que tuvieron particular incidencia las especialidades vinculadas al agro y la fabricación de motos, un producto de alta demanda durante la pandemia.

En el otro extremo, la mayor caída anual fue en Calzado y Marroquinería (-10,9%), sector afectado por la baja demanda escolar y el menor uso de calzado. Por su parte, el sector Textil tuvo una caída interanual de 5,7%, seguido por Madera y muebles (-3,8%) y por Alimentos (-2,8%).