Hay que empezar a debatir las primarias el 11 de diciembre

9 de febrero, 2021

Hay que empezar a debatir las primarias el 11 de diciembre

Por Augusto Milano

¿Las PASO son un buen sistema?  Sí, y entonces no sería razonable suspenderlas y mucho menos eliminarlas. ¿Son perfectibles? Sí, y entonces sería razonable un diálogo entre todos los sectores políticos para introducirles las reformas que se acuerden.

El problema es que en todos los años en los que hay elecciones, aparecen figuras del oficialismo de turno proponiendo su derogación. Pasó durante el Gobierno anterior y pasa ahora. Y de allí se derivan dos problemas: es inadecuado modificar las reglas de juego con el ciclo electoral a punto de iniciarse y, además, genera la sospecha de que se intenta obtener una ventaja política con el cambio.

Es un tema que se presta al populismo declarativo, que invoca los costos de la política y que este año se ve fortalecido por la pandemia, aunque es un argumento que parece desconocer que en los últimos meses hubo elecciones en varios países, desde Estados Unidos hasta Bolivia.

El presidente Alberto Fernández no rechaza la idea de la suspensión de las primarias, pero pone dos condiciones para ello: que sea fruto de un acuerdo entre los distintos partidos y que todos los distritos acompañen la decisión.  Se trata de una posición lógica porque no tiene sentido suspender las PASO a nivel nacional, pero que igual se hagan en algunas provincias para elegir los candidatos locales porque, en ese caso, se harían presentes todas las consecuencias políticas, económicas y sanitarias que procuran evitarse. Ese acuerdo que exige Fernández parece hoy difícil de lograr porque la oposición se ha manifestados en contra de la suspensión y las autoridades de la CABA han manifestado su voluntad de realizarlas para los cargos locales.

Un desafío para la dirigencia política es encarar seriamente el debate sobre las primarias sin esperar hasta 2023 cuando, nuevamente, será tarde. El ministro del Interior, Eduardo de Pedro, debe empezar a trabajar en la cuestión el 11 de diciembre, con los nuevos legisladores en sus  bancas e intentar llegar a un acuerdo en 2022, año en el que no habrá elecciones.  En esa instancia se podrá discutir todo y analizar las distintas propuestas que existen para modificar las primarias que incluyen, entre otras, habilitar la posibilidad de elegir sólo al candidato a presidente para que se puede conformar la fórmula luego; hacerlas obligatorias para los partidos, pero no para las ciudadanos y hacerlas más cerca de las generales. La agenda es amplia, pero siempre apuntando a preservar un sistema que amplía la participación democrática y reduce la influencia de los aparatos partidarios en la selección de candidatos.

El momento para hacerlo es inmediatamente después de las elecciones de 2021 y no que vuelva a ponerse en discusión en un año electoral.  Siempre el partido que está en el gobierno muestra poco entusiasmo con el sistema, pero lo defienden en el llano. De todas maneras, la mejor manera de sostener el sistema es utilizándolo, porque muchas veces los partidos prefieren   y valoran los acuerdos internos para determinar a sus candidatos en lugar de que surjan de una primaria competitiva en la que decide la ciudadanía.

***

Las recomendaciones de CIPPEC

“Las elecciones son un acontecimiento central para las democracias. Un acto intrínsecamente colectivo en el cual los ciudadanos ejercemos nuestros derechos. Sin embargo, ante los desafíos que presentan los escenarios de pandemia y pospandemia, se vuelve necesario repensar y rediseñar distintos aspectos del acto y la logística eleccionaria tal como la conocemos”, señala un nuevo documento de trabajo de CIPPEC, que lleva las firmas de Carolina Tchintian, Alejandro Tullio y María Belén Abdala. Más allá de las diferencias sanitarias y normativas de cada distrito, “todas las elecciones deberán adaptar sus procesos para garantizar la integridad de los comicios, el ejercicio de los derechos cívicos y políticos de los votantes, y asegurar en el proceso las condiciones sanitarias que impone la pandemia. Toda adaptación logística deberá preservar una serie de condiciones o valores que hacen a la calidad de nuestra democracia, cualquiera sea la condición sanitaria que esté atravesando el país. Estos principios son la participación electoral, la igualdad en el acceso y ejercicio del sufragio, la equidad en las condiciones de competencia, el control ciudadano de parte de los fiscales partidarios y de las autoridades de mesa, y el secreto del voto”, concluyen. El 2021 será un nuevo año electoral para Argentina, y en varios países de la región: cinco celebrarán sus elecciones presidenciales (Ecuador, Perú, Nicaragua, Chile y Honduras) mientras que en El Salvador y en México, al igual que en nuestro país, tendrán lugar elecciones legislativas.