El salario acumula tres años de caída y prevén otra baja en 2021

11 de febrero, 2021

El salario acumula tres años de caída y prevén otra baja en 2021

El Indec informó ayer que en diciembre el índice de salarios total registró una suba nominal de 1,8% respecto al mes anterior, como consecuencia de los incrementos de 1,9% en el sector formal y de 1,2% en el informe. Así, durante 2020 el salario total presentó un aumento nominal de 33%, debido a las subas de 31,6% en el sector formal y de 39% en el informal.

De acuerdo con Ecolatina, teniendo en cuenta la inflación promedio de 2020, que fue de 36,1%, el salario real cayó 2,3% entre las puntas. Sin embargo, señala, una medida más informativa (“limpia” de dinámicas en determinados momentos del año) suele ser el salario real promedio, que cerró 2020 con una caída de 3,6% (-3,3% en trabajadores formales y -5,2% en informales), consolidando tres años consecutivos de caída interanual, acumulando una baja de 20% desde 2018.

LCG precisó que son 34 meses consecutivos de pérdida de poder adquisitivo en la comparación interanual, desde que comenzaron a caer en marzo 2018 y destacó que si se considera el periodo de pandemia, entre marzo y diciembre del año pasado, la caída del salario real de 7,4%.

En diciembre, de acuerdo con la consultora, el nivel general de los salarios revirtió la desaceleración de los meses previos en su caída real interanual y la aceleración en la pérdida del poder de compra generalizada puede explicarse por el aumento de la inflación en ese mes (+4% mensual).

“Así va a ser muy difícil dinamizar la actividad económica e ir a un shock distributivo apuntalando el salario real, como indica el discurso del Gobierno. Primero, porque está el desafío de la inflación. Segundo, porque el desempleo permanece con dos dígitos. Hay mucha gente que quedó por fuera del mercado laboral. Por lo tanto, el panorama hacia adelante no es muy promisorio, a pesar de los intentos del Gobierno de avanzar sobre esa vía”, advirtió Guido Lorenzo, director de LCG, ante El Economista.

En ese marco, Lorenzo prevé que este año la recuperación salarial supere a la evolución de los precios. “El 2020 finalizó con caída de los salarios por tercer año consecutivo y con aceleración en el nivel general de precios, lo que se traduce en inercia inflacionaria que incidirá en el año que comenzó”, indicó un informe la consultora que dirige.

“Si bien la actividad muestra señales de recuperación, que podrían servir de impulso para los asalariados, se esperan niveles de inflación en torno al 55% interanual, explicados por descongelamientos de tarifas, prepagas, servicios, entre otros. Se espera que la actividad cierre en 2021 con un rebote del 6,5%, pero el mercado laboral, todavía deprimido, sigue teniendo ciertas restricciones que dificultan que los buenos pronósticos de actividad se reflejen en él”, agregó el informe.

Gabriel Caamaño, director de la consultora Ledesma, añade que, teniendo en cuenta que el salario real cayó mucho durante los últimos años, es muy difícil que durante 2021, en un contexto de recuperación tras el desplome de 2020, como mínimo no recupere algo de lo que perdió durante el año pasado.

“Claramente, el Gobierno está apostando a eso. Cuando busca que las tarifas corran detrás de los salarios y del resto de los precios, cuando baja el ritmo de aumento del tipo de cambio oficial, está buscando que el salario real se recupere, que en este tipo de esquemas es relativamente lo esperable, sobre todo si durante el segundo y tercer trimestre del año hay una desaceleración en el ritmo de ajuste del tipo de cambio oficial”, indicó Caamaño ante El Economista.

En tanto, Ecolatina prevé que el comienzo de 2021 sea de una fuerte fricción nominal. “Los sindicatos ya están negociando diversas recomposiciones que serán un piso para las paritarias de 2021. Si bien ya los bancarios se adhirieron a la voluntad del oficialismo de acuerdos en línea a la inflación que espera el Gobierno (29%, según el Presupuesto), si la inflación no baja de 3% mensual durante el primer cuatrimestre del año, será difícil que el resto de los gremios acepten esta propuesta”, resaltó.

En cualquier caso, según Ecolatina, la recuperación de la actividad y la paulatina desaceleración de la inflación durante la previa electoral permitirán que los ingresos laborales muestren un incremento superior al de los precios este año. “Sin embargo, esta ventaja no será muy significativa y, en el promedio del año, cederán en torno al 1% interanual”, estimó.