Sobre la hora, Schiaretti evitó el default de Córdoba

12 de enero, 2021

Sobre la hora, Schiaretti evitó el default de Córdoba

La provincia de Córdoba estuvo a punto de caer el default ayer, ya que vencía el período de gracia de 30 días luego de haber incumplido con el pago de intereses por US$ 25 millones, a pesar de las cinco propuestas que presentó a sus acreedores los últimos meses. Sin embargo, en el último momento, el distrito que conduce Juan Schiaretti logró reestructurar su deuda por US$ 1.685 millones, evitando así caer en default.

El anuncio lo hizo Schiaretti, que indicó que esta negociación va a permitir un ahorro para esa provincia entre 2021 y 2029 de unos US$ 200 millones, ya que se redujo la tasa de interés de 7,23% a 6,08%. “Cambiamos los vencimientos de la deuda. En cuatro años dejamos de erogar US$ 700 millones en concepto de capital e intereses, y bajamos la tasa de interés respecto de los contratos originales”, resaltó.

“Somos la primera provincia de Argentina que logra llevar a cabo estas negociaciones de manera exitosa sin entrar en default”, destacó el gobernador provincial. “Nosotros no hablamos durante las negociaciones y, como ustedes saben, este tira y afloje es hasta última hora”, afirmó.

Sichiaretti explicó que la deuda que se tomó durante la gestión anterior “fue para hacer obras públicas, las más grandes que se hayan realizado en Córdoba en los últimos años”. “Ahora, los cordobeses tenemos un mejor horizonte financiero por delante”, afirmó.

De esta manera, Córdoba evitó engrosar en el grupo de las provincias que cayeron en cesación de pagos o que aún no definen su situación al respecto. Entre ellas se encuentran, entre otras, la provincia de Entre Ríos, que actualmente afronta una demanda en los tribunales de Nueva York por haber caído en default.

Deudas provinciales: cita en el Mecon, hoy

Ese marco, el Ministerio de Economía convocó para hoy a los titulares de las carteras económicas y financieras de las provincias las provincias que aún no han resuelto su situación frente a los acreedores de sus deudas para “coordinar acciones” en el marco de sus respectivos procesos de reestructuración. Los ministros convocados son los de las provincias de Buenos Aires, Chaco, Jujuy, La Rioja, Salta y Tierra del Fuego.

“La reestructuración de Córdoba es una buena noticia. En cuanto a su impacto, debería ayudar a aliviar el frente financiero y reducir el déficit fiscal, mejorando la sostenibilidad de la deuda. No obstante, como siempre lo más importante es ver qué hace la provincia con el alivio de deuda que le concedieron los inversores, ya que si no se aprovecha para fortalecer las cuentas públicas en el futuro los problemas podrían retornar”, afirmó Adrián Yarde Buller, economista jefe del Grupo SBS, en diálogo con El Economista.

Por otra parte, Yarde Buller señaló que más allá de que las negociaciones de Córdoba marcaron un nuevo paso positivo en el camino de reestructurar las deudas provinciales, no parece haber grandes avances en la reestructuración más importante, que es la de la provincia de Buenos Aires. “En este sentido, sería importante que las autoridades logren crear un marco general para ayudar a cerrar las seis o siete reestructuraciones provinciales que quedan pendientes, tal vez con Buenos Aires como benchmark para las demás provincias”, remarcó.

Federico Furiase, director del Estudio EcoGo destacó que Córdoba es un buen ejemplo, ya que pudo reestructurar su deuda rápidamente y de manera exitosa, ofreciendo un flujo de pagos interesante para los acreedores y sin caer en default. Por lo tanto, “lo de Córdoba es una buena señal, a diferencia de las otras provincias, como el caso de la provincia de Buenos Aires, que aún está negociando su deuda, lo cual es una mala señal para el crédito a mediano plazo”, afirmó ante El Economista.

“Este debería ser el camino a seguir para el resto de las provincias del país”, sostuvo Furiase, y en cuanto al impacto que esta situación tiene sobre las provincias que aún no han resuelto el tema de su deuda, señaló que si bien depende de las condiciones de cada provincia, “es una mala señal para la recuperación del crédito internacional en el corto plazo de estas provincias que están en proceso de reestructuración”.