Lenta recuperación del mercado laboral en Estados Unidos

7 de enero, 2021

Lenta recuperación del mercado laboral en Estados Unidos

En la semana que concluyó el 2 de enero, los pedidos iniciales de subsidios por desempleo en Estados Unidos fueron 787.000, apenas 3.000 menos que en la anterior.

El pico de solicitudes se registró a fines de marzo con casi 7.000.000, y partir de entonces  mostraron una tendencia bajista, pero manteniéndose en niveles elevados en torno a las 800.000.

En un contexto de desaceleración de la actividad por las nuevas restricciones a las que obligó el rebrote del coronavirus, la normalización del mercado de trabajo será lenta y hasta ahora se recuperaron poco más de la mitad de los 22.000.000 de empleos que se perdieron  entre marzo y abril.

Mañana se publicarán los datos del mercado de trabajo correspondientes a diciembre y los analistas estiman que se crearon alrededor de 50.000 empleos, una baja considerable frente a los 245.000 de noviembre mientras que la tasa de desocupación  habría subido de 6,7% a 6,8%. Los pronósticos  señalan que el nivel de actividad volverá a su nivel previo a la pandemia mucho antes que el empleo.  

La llegada de Joe Biden, que tendrá mayoría en ambas cámaras del Congreso, asegura que se pondrán en marcha nuevas medidas de estímulo que ayudarán a la economía y le darán un mayor impulso al mercado de trabajo.

El sector externo

Por otra parte, también se conocieron los datos del intercambio comercial de Estados Unidos en noviembre que mostraron el mayor desequilibrio en catorce años.  El déficit subió 8% con relación a octubre y alcanzó a US$ 68.140 millones como consecuencia de un crecimiento de las importaciones de 2,9% hasta US$ 252.300 millones y una suba de las exportaciones  de 1,2%  que llegaron a US$ 184.200 millones. 

Uno de los objetivos de Donald Trump era reducir el déficit comercial de Estados Unidos, que se genera en los bienes porque en los servicios se registra un superávit, pero se despide un desequilibrio récord.  Trump siempre sostuvo que el problema se originaba en los malos acuerdos que comerciales que se habían firmado con otros países que, además, recurrían  a prácticas desleales que perjudicaban a Estados Unidos. En las últimas décadas hubo déficit comercial tanto en épocas de expansión como de contracción económica y cualquiera haya sido el valor del dólar con relación a las otras monedas. Y esto fue así porque responde a un factor estructural y es que Estados Unidos consume más de los que produce con relación al resto de los países.  Mientras eso siga siendo así,  el desequilibrio persistirá.