Nielsen confirmó su salida de YPF y el canje de deuda se complica más

21 de enero, 2021

Nielsen confirmó su salida de YPF y el canje de deuda se complica más

Tras los trascendidos del martes, Guillermo Nielsen confirmó ayer su salida de la conducción de la petrolera YPF, cargo que pasaría a ocupar el diputado kirchnerista por Santa Cruz, Pablo González, quien se desempeñó como vicegobernador de esa provincia entre 2015 y 2019, durante el mandato anterior de Alicia Kirchner. Nielsen afirmó que su salida responde a un “nuevo desafío” que le ofreció el presidente Alberto Fernández. ¿Será la embajada en Arabia Saudita?

La salida de Nielsen se da en medio de la reestructuración global de deuda de YPF bajo legislación extranjera, por US$ 6.600 millones, que lanzó compañía la semana antepasada, en el marco de las medidas del Banco Central para postergar los pagos de deuda extranjera de las empresas para frenar la salida de dólar por esa vía.

“Desde mi punto de vista, la empresa no puede pagar su deuda. Se viene dilatando una decisión al respecto, por lo que implica el nombre de YPF en el mercado. Pero la realidad supera a la ficción, y al final del día las cosas se caen por su propio peso. Esto no es culpa de esta gestión, ni de la anterior. Es un cúmulo de errores y malos cálculos en el desarrollo y repago de las inversiones hechas en Vaca Muerta”, afirmó Leonardo Chialva, socio de Delphos Investment, en diálogo con El Economista.

De acuerdo con el especialista, una deuda total de US$ 9.000 millones que tiene la petrolera estatal, con un costo tan alto, en un contexto de baja producción y bajo precio, se hace impagable. “Ahora bien, ¿el proceso es consensuado porque todas las partes interpretan lo mismo o al final se termina en un ‘hard default’? Es la pregunta del millón. No tengo la respuesta”, señaló.

Delphos indicó ayer en un informe que los ratios deuda/Ebitda e intereses/Ebitda se encuentran en niveles de 7,7x y 0,54x, respectivamente, por lo cual, la salida de Nielsen podría implicar una idea de negociación un poco más agresiva con los acreedores y, así, mejorar los ratios mencionados.

Por otro lado, según el informe, el “capex”, que llegó a casi US$ 7.000 millones en 2015, no superaría los US$ 1.500 millones en 2020 y US$ 2.000 millones en 2021. “El canje voluntario propuesto va en esta línea, ya que, si bien se mantienen los cupones altos, el período de gracia es de dos años, es decir, los bonos recién comienzan a devengar intereses el primer día de 2023, y pagarán semestralmente desde el 30 de junio de 2023”, indicó.

En este sentido, de acuerdo con el análisis, las tasas implícitas de los bonos elegibles, dados los potenciales nuevos flujos, se ubican entre 12,5% y 14%, lo cual representa entre 400 y 150 puntos básicos por debajo de la curva soberana. “Teniendo en cuenta que el spread histórico de las ONs versus los bonos soberanos se ubicó en 100 puntos básicos promedio por encima, las cotizaciones actuales lucen caras”, sostuvo.

“El cambio de mando es el medio (negociaciones duras, si así lo requiere) para un fin (reducir el stock de deuda en mayor cuantía posible y liberar los próximos dos años de cualquier tipo de pago). Por el momento, de acuerdo a trascendidos, el bono que vence en marzo de este año estaría dificultando las negociaciones, ya que las exigencias de los acreedores serían mayores debido a que pagaría la totalidad en poco más de dos meses”, indicó la consultora.

“Con el cambio de mando, se intentará asegurar una reestructuración de deuda que beneficie más a YPF, liberar los próximos años de grandes erogaciones y, así, volver a ratios de deuda más sostenibles en el tiempo y ganar capacidad productiva vía aumento de capex”, al tiempo que advirtió que no se descarta la posibilidad de un “hard default”.

El papel de YPF cayó casi 7% ayer y quedó apenas arriba de US$ 3,5, con una “market cap” de apenas US$ 1.447 millones.  Hoy, en horas del mediodía, retrocede más de 8%.

Mañana, la petrolera enfrenta su primer test en el camino del canje de su deuda corporativa. Se trata del vencimiento del período de aceptación temprana. “La serie que vence el 23 de marzo próximo es la que YPF necesita reestructurar con más urgencia debido a las restricciones del BCRA, por ello ofreció US$ 430 millones por el capital residual. La oferta de canje voluntario, que no contempla quitas de capital ni intereses, tiene condiciones más favorables para aquellos que definan su adhesión hasta el 21 de enero”, señaló TN.

La salida de Nielsen

Desde su cuenta de Twitter, junto a la confirmación de su renuncia a YPF, Nielsen afirmó ayer: “Hasta se concrete mi salida de la petrolera seguiré gestionando activamente el mejor acuerdo en el proceso de refinanciación de las deudas de la compañía que está actualmente en curso y que se ha encarado de manera totalmente profesional, teniendo en cuenta las formidable restricciones que nos fija la macroeconomía”.

“La empresa está haciendo sus mejores esfuerzos para ofrecer una oportunidad voluntaria para que los inversores acompañen las necesidades de refinanciación de deudas en el marco de las múltiples restricciones que enfrenta YPF y las limitaciones al financiamiento de los planes de inversión para revertir la tendencia declinante de la producción de gas y de petróleo”, sostuvo.