Los alimentos, arriba de la inflación por tercer año consecutivo

15 de enero, 2021

Los alimentos, arriba de la inflación por tercer año consecutivo

Por Agustín Maza

El 2020 fue un año marcado por la crisis económica generada por la pandemia del coronavirus. En ese contexto, los precios de los alimentos le ganaron por tercer año consecutivo al índice general de precios, a pesar de los intentos del Gobierno por regular los productos de consumo masivo. En esa misma línea, los salarios volvieron a perder poder adquisitivo.

Según informó ayer el Indec, el año pasado los alimentos y bebidas no alcohólicas  acumularon una suba del 42,1%, seis puntos porcentuales por encima del IPC general (36,1%). En 2018, la inflación en este rubro alcanzó 51,2 % y en 2019, 56,8%. En tanto, el promedio general  había sido de 47,6% y 53,8%, respectivamente, los más altos desde 1991. Si bien el IPC general de 2020 se redujo en 17,7 puntos, sigue siendo muy alto.

Por su parte, los salarios privados cayeron en 2020 un poco menos que los dos años previos. En 2018 acumularon una caída interanual a octubre de 3,7% en términos reales, en 2019 fue del 6,5% y en 2020 del 1,9%. “Los salarios formales, que en general tienen mejor rendimiento, cayeron en promedio 25% en términos reales en los últimos tres años”, explicó Matías Rajnerman, economista en jefe de Ecolatina, ante El Economista.

Cabe destacar que los productos que más aumentos sufrieron no son los que quedaron alcanzados por los programas Precios Cuidados y Precios Máximos, que en general son empaquetados secos de consumo masivo (pan, leche, azúcar y café, entre otros) y tuvieron una suba promedio del 28,4%  desde las fábricas. En cambio, los alimentos frescos, como carnes, frutas y verduras, escalaron cerca de 57%. Así lo aseguraron desde la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), que además mostraron preocupación por la rentabilidad de las empresas que nuclean. “La brecha entre costos y rentabilidad es cada vez más grande, nosotros creemos que las regulaciones sirvieron en un momento de emergencia. Sin embargo, hay que buscar la forma de salir de este esquema para no perjudicar más a los productores”, expresó a Daniel Funes de Rioja, presidente de COPAL, ante El Economista.

Precios Cuidados potenciado

Precios Cuidados fue renovado el año pasado a partir de la pandemia por el temor del Gobierno Nacional a una escalada inflacionaria en los alimentos y artículos de primera necesidad. “Es un programa que permite referencialidad de los precios de los productos de consumo masivo, no es una política antiinflacionaria en sí misma”, aclaró a El Economista la secretaria de Comercio Interior, Paula Español. En cambio, el programa Precios Máximos, remarcó la funcionaria, fue una medida excepcional de congelamiento de precios ante la emergencia sanitaria y permitió mantener el valor de esos artículos durante 2020.

Esta dinámica podría explicar, por ejemplo, la merma histórica en el consumo de carne vacuna. El último informe de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y  Derivados de la República Argentina (CICCRA) detalla que durante 2020 el consumo interno de carne bovina fue el más bajo en los últimos 100 años: 49,7 kilos por habitante. Para Español, el año pasado hubo un recalentamiento de precios hacia fin de año que responde al incremento de alimentos frescos (carnes, frutas y verduras) que no estuvieron contenidos en Precios Máximos. “Estos productos están influidos por cuestiones estacionales y climáticas, por eso no pueden estar regulados de la misma manera que los demás”, señaló y agregó: “Estamos trabajando de manera coordinada en la búsqueda de la desaceleración de los precios, especialmente en los artículos mencionados, de cara a este año”.

Si bien la inflación es un problema histórico en nuestro país, durante la gestión de Mauricio Macri este problema se agravó considerablemente. Un informe de la Universidad de Avellaneda explica que el promedio anual inflacionario pasó de 29% entre 2012 y 2015 a 42% en la gestión de Cambiemos (2016-2019). Estos datos, sumados a que los salarios promedio acumularon una pérdida en términos reales del 20% durante 2018 y 2019, explican que la pobreza medida por ingresos alcance a cuatro de cada 10 hogares en nuestro país, según el Indec.

“El Gobierno Nacional tiene que atender el interés de la mayoría de los argentinos, que hoy son pobres o están cerca de serlo”, consideró, en diálogo con El Economista, el titular de Consumidores Libres, Héctor Polino. “Nadie sabe cuál es el precio justo de un determinado producto, en la misma cuadra se vende el mismo artículo a valores diferentes”, añadió.

En busca de generar una mayor referencialidad en las góndolas, la Secretaría de Comercio Interior renovó esta semana el programa Precios Cuidados. En esta nueva etapa alcanza 660 ítems, el doble que en 2020. Los precios subirán 6,5% promedio, con respecto al año pasado, y estarán congelados hasta una nueva revisión en abril. “Esperamos sumar más a lo largo de 2021 y así cumplir con el objetivo del programa”, explicó Español.

Si bien se logró una baja de la tasa de inflación de 17,7 puntos porcentuales en 2020 con respecto al año anterior, el Gobierno deberá ocuparse de mejorar la capacidad de compra de los argentinos para bajar la pobreza y llegar mejor parado de cara a las elecciones legislativas de este año.

El listado completo de Precios Cuidados