La “meta” de inflación de 5 puntos, el precio de las commodities y una crítica a las provincias

15 de enero, 2021

La “meta” de inflación de 5 puntos, el precio de las commodities  y una crítica a las provincias

El ministro de Economía, Martín Guzmán y su par de Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, visitaron ayer las ciudades de Paraná y Concordia, en Entre Ríos, donde firmaron un convenio en el marco del Programa de Fortalecimiento de la Gestión Provincial (Provincias II) por $140 millones, junto con el gobernador Gustavo Bordet. Los funcionarios nacionales recorrieron obras públicas, escucharon a representantes de cámaras empresarias y disertaron en la Universidad Nacional de Entre Ríos.

En su encuentro con las cámaras, Guzmán ponderó la recuperación de la economía y la necesidad de que sea sustentable. “Uno de los grandes temas de gestión de la política económica es la definición de prioridades para la recuperación económica y que esa recuperación se pueda sostener en el tiempo. Hemos trazado un programa macroeconómico monetario fiscal y financiero del cual el Presupuesto 2021 es el corazón, que está orientado a fomentar la recuperación en todo el territorio e ir sembrando condiciones para la estabilidad. El presupuesto da un impulso a aquellos segmentos que tienen más impacto en la economía en lo inmediato, por ejemplo, la obra pública la vivienda, buscando al mismo tiempo generar condiciones de mayor productividad que le permita a estos sectores productivos poder tener condiciones más favorables”, dijo el ministro. “Al mismo tiempo, el Presupuesto va en dirección de ir poniendo cuentas en orden para ir construyendo condiciones de estabilidad y previsibilidad”, dijo.

Inflación: la “meta” informal

Guzmán también se refirió a la inflación. La suba de precios dio cierto respiro en los meses álgidos de cuarentena, pero el 4% mensual que informó ayer el Indec para diciembre muestra que el problema está lejos de estar resuelto.

El segundo tema fundamental de la gestión de la política económica va a ser la inflación, que se la ataca con una estrategia macroeconómica integral que tiene múltiples dimensiones: la política cambiaria, la política fiscal y monetaria, la política tarifaria, también uno de los precios clave de la economía, y las políticas de precios e ingresos en los que el Estado tiene un rol fundamental en la gestión de la coordinación de expectativas”, dijo Guzmán y precisó: “En la política cambiaria apuntamos a darle estabilidad al tipo de cambio real, que el dólar y la inflación vayan de la mano, es un objetivo definido para fines del 2021, se busca que el tipo de cambio real sea similar a fines de 2021 del que fue a fines de 2020”.

La “meta” de inflación de 5 puntos, el precio de las commodities  y una crítica a las provincias
“En la política cambiaria apuntamos a que el dólar y la inflación vayan de la mano”, dijo Guzmán

El ministro anticipó el dato que daría el Indec unas horas más tarde. “Vamos a terminar con una inflación interanual de alrededor del 36%, lo cual implica una baja de más de 17 puntos porcentuales respecto de la inflación 2019 y hay que seguir transitando ese camino de reducción de la inflación”, dijo. No será fácil y las proyecciones de mercado están más cerca del 45-50% de 2018-2019 que del 29% que incluye el Presupuesto.

“A fines de 2020 se fueron relajando ciertas regulaciones, que es importante también para mantener los incentivos adecuados para la producción. Entendíamos que la combinación de relajamiento de ciertas regulaciones en temas de precios, más cuestiones estacionales, más lo que se viene viviendo en términos a la evolución de los precios internacionales y cómo eso afecta a los commodities y a los valores de la cadena productiva iba a generar una inflación en los niveles en los cuales se cerrará, más alta en el último trimestre de 2020. Sería un error extrapolar eso para 2021, nosotros lo que hemos planteado es un esquema macro integral en el que se busca que la inflación siga reduciéndose, aproximadamente alrededor de cinco puntos porcentuales por año, de una forma consistente”, dijo Guzmán . Fue una especie de meta (o deseo), aunque no con la rigurosidad del esquema de metas de inflación que impulsó Cambiemos, sin éxito alguno, en su momento.

“Hay que ir a una velocidad que la economía pueda sostener, en función de lo que enfrentamos en términos fiscales, de cuáles son las necesidades financiamiento y en función de lo que es toda esta gestión de coordinación de las expectativas”, agregó.

Las commodities

Unas horas más tarde, Guzmán disertó en la universidad local. Uno de los temas de su disertación fueron las commodities, que arrancaron 2021 con fuerza y una soja arriba de US$ 530 por tonelada. “Cambió en el mundo la demanda relativa por alimentos versus servicios. Lo que nosotros necesitamos es poder aprovechar un shock que es positivo para ciertos sectores de la economía de una forma amplia. Consideramos que el campo es un sector central de la economía, superimportante y, por lo tanto, buscamos tener una articulación de reglas que permita que toda la sociedad se beneficie”, dijo.

Sin defender explícitamente la prohibición de exportar maíz (que su par de Agricultura, Luis Basterra, debió archivar tras el reclamo de los productores) ni calificar a la exportación de alimentos como una “maldición” como Fernanda Vallejos, Guzmán abonó la idea de “desacoplar” los precios de Chicago con los locales. “Lo que hemos vivido es un aumento fuerte en el rubro de los precios de los commodities. Si uno no hace nada, lo que termina ocurriendo es que el shock, que es en principio positivo para la economía, termina siendo regresivo, porque el resto de la sociedad termina enfrentando precios más altos para todo lo que está asociado a esos commodities”, dijo. Guzmán asoció la fuerte suba de la carne en diciembre (llegó a ser de 20,5% en el noreste) con las commodities y, en particular, el maíz. “Vamos a ver hoy cuando el Indec publique el dato (de inflación) que el principal aumento es las carnes. Ese es uno de los principales factores que explica el aumento de la inflación en el mes de diciembre”, dijo.

“El Estado aquí lo que busca es gestionar para que el sector pueda a nivel internacional vender a precio internacional, pero que haya abastecimiento asegurado en el mercado interno a precios que no reflejen la inflación internacional, de modo que el efecto del shock sea progresivo y que toda la sociedad se beneficie de ese shock. Eso es lo que necesitamos y buscamos articular sobre la base del diálogo, no sobre la base de la confrontación. Es una tarea colectiva, es la forma en que se ha venido trabajando en las últimas semanas y permitió acordar pautas para que ese shock positivo se distribuya progresivamente a lo largo del país y toda la sociedad se pueda beneficiar”, añadió.

“Tenemos que poner, todos, una parte para ver cómo alcanzamos el entendimiento en lugar de la confrontación, pero el entendimiento se tiene que dar en un lugar donde todos nos podamos beneficiar y no que haya un sector que gana y el resto de la sociedad pierde. Queremos que los productores sigan produciendo y por eso es importante aprovechar esta coyuntura internacional de una forma que tenga un sentido positivo para todos”, dijo en tono salomónico.

Las deudas en dólares de las provincias

Por último, se refirió a las deudas en dólares de las provincias. “Creamos una unidad para el tratamiento de las deudas provinciales. Hay una única caja de moneda extranjera para todo el país. Los mismos criterios que usó la Nación son los que deben utilizar las provincias para tratar sus deudas”, dijo Guzmán y criticó a los acreedores de Entre Ríos, que han judicializado su pleito con el distrito que sigue sin acordar un nuevo plan de pagos.

“Acá en Entre Ríos hay acreedores que realizan demandas que son irrazonables. El Estado actuó de buena fe, que se realice un acuerdo sostenible. Se hacen demandas que meten presión”, dijo el hombre que negoció la deuda soberana durante buena parte de 2020. Por último, hubo una crítica, aunque leve, a aquellas provincias que lograron un acuerdo porque no utilizaron los mismos criterios que el soberano. En otras palabras, endulzaron la oferta (los cupones, específicamente) para lograr un acuerdo. La última en hacerlo fue Córdoba y, parece, a Guzmán no le gustó mucho. “Hay muchas provincias que miran un retorno de corto plazo, político. Otras actúan de una forma sensata buscando un acuerdo que sea sostenible, y eso es lo que la Nación fomenta”, dijo el ministro que enfrenta un 2021 tan complejo como el 2020.