La inflación de diciembre cerró cerca de 4%, según privados

7 de enero, 2021

La inflación de diciembre cerró cerca de 4%, según privados

La próxima semana, el Indec dará a conocer el dato oficial del Indice de Precios al Consumidor (IPC) correspondiente a diciembre de 2020. En tanto, las mediciones de las consultoras privadas estiman que el incremento promedio del mes pasado estuvo entre 3,6% y 4%, aproximadamente. De esta manera, la inflación de 2020 cerraría en torno al 35%, a pesar de la fuerte caída de la actividad económica, del tipo de cambio oficial moviéndose lentamente (con cepo), de los salarios avanzando muy poco y del congelamiento de tarifas.

La consultora Ecolatina estima que el IPC de diciembre de 2020 fue de 4% en nivel general. “Durante la primera quincena del mes hubo un impacto muy importante en los precios de las carnes. Pensábamos que los precios se iban a desacelerar durante la segunda quincena, pero después no vimos eso. De hecho, posiblemente hubo una aceleración”, destacó Federico Moll, director de Ecolatina, en diálogo con El Economista.

Según los datos de la consultora, las mayores subas se observaron en el rubro de alimentos y bebidas, que en promedio detectaron un incremento de 6,5%, con la particularidad de que, dentro de ese rubro, lo que más aumentó fueron carnes y frutas y verduras, mientras que los productos de consumo masivo (empaquetados que venden en los supermercados), que son una parte relevante de este rubro, tuvieron una variación muy por debajo del nivel general, cercana al 2%.

En el acumulado de todo el año, de acuerdo con estos datos, ocurrió lo mismo con estos productos, que se incrementaron entre 20% y 25%, es decir, muy por debajo del promedio. “Junto con los regulados, este es otro de los precios que de alguna manera el Gobierno está pisando. Esto es un problema para muchas empresas importantes, ya que está afectando su rentabilidad de forma directa. Además, de alguna manera, está escondiendo inflación para mañana”, señaló Moll.

“Si sacáramos estos precios de la ecuación, el nivel general del mes estaría más cercano a entre 5% y 6%. Es un número muy malo de inflación, en un contexto en el que el tipo de cambio oficial y los salarios no se movieron demasiado y en el que los precios que el Gobierno puede controlar, ya los está controlando. En ese marco, se está escondiendo la inflación hoy, aún hablando de una inflación muy alta”, resaltó.

En ese marco, el especialista advirtió que para 2021 el escenario desde lo nominal es malo. “Incluso, si suponemos que el Gobierno va a continuar escondiendo y atrasando ciertos precios relativos, que es nuestro escenario más probable, está todo dado para que 2021 sea un año de aceleración significativa de la inflación. Y si el Gobierno decide sincerar alguno de los precios, ya sea tarifas, tipo de cambio o precios de consumo masivo, la aceleración inflacionaria podría ser incluso mayor”, señaló.

En tanto, desde la consultora Seido coincidieron ante El Economista al estimar que los precios que registraron mayores incrementos en diciembre pasado fueron los de la carne, seguidos por los del maíz. Sin embargo, estiman que el IPC del mes pasado fue un poco mayor y que se ubicó por encima del 4% en el nivel general.

Respecto al mes en curso, Seido observa que “arrancó más tranquilo”, por lo que proyectan que cerrará entre 3% y 3,5% en el nivel general. Aunque coinciden también en estimar que estos niveles serían un nuevo piso para la inflación “por un tiempo” y proyectan que 2021 cerrará con una inflación promedio en torno al 45%, muy por encima de los previsto por el Gobierno en el Presupuesto de 2021 (29%).

Por su parte, la consultora Orlando J. Ferreres (OJF) estima que la inflación de diciembre fue un poco menor. Según indicó en un informe publicado el lunes pasado, OJF estima que durante el último mes de 2020 el IPC “conservó su tendencia alcista” y avanzó 3,6% en el nivel general, mientras que la inflación núcleo aumentó 3,8%. Las mayores variaciones mensuales se observaron en los rubros de salud (7,3%), indumentaria (5,2%), transporte y comunicaciones (4,4%), alimentos y bebidas (4,2%) y esparcimiento (2%).