El jefe de Samsung condenado por el escándalo de los sobornos

18 de enero, 2021

El jefe de Samsung condenado por el escándalo de los sobornos

El heredero y actual vicepresidente del gigante tecnológico Samsung, Lee Jae-yong, fue nuevamente condenado hoy en Seúl a dos años y medio de prisión por corrupción y malversación de fondos e inmediatamente detenido.

Lee había sido condenado a cinco años de prisión en 2017 por los múltiples delitos relacionados con el escándalo de corrupción que provocó la destitución de la presidenta surcoreana Park Geun-hye (2013-2017), y su posterior encarcelación.

Sin embargo, la mayoría de los cargos por corrupción fueron desestimados y Lee recibió una pena de cárcel en suspenso. Pero la Corte Suprema ordenó un nuevo juicio.

El escándalo

En su fallo el tribunal del distrito central de Seúl determinó que pagó “voluntariamente sobornos y pidió a la presidenta que usara su poder para facilitar su sucesión sin problemas” a la cabeza del conglomerado.

El caso gira en torno a los millones de dólares pagados por Samsung a la confidente en la sombra de la presidenta, Choi Soon-sil, que según la fiscalía estaban destinados al traspaso de poder al frente del conglomerado, debido a los problemas de salud de Lee Kun-hee, el padre de Lee Jae-yong, que falleció el octubre del año pasado.

Este escándalo saca a relucir de nuevo las conexiones entre el poder político y las grandes familias que controlan los “chaebols”, los conglomerados que favorecieron la prodigiosa recuperación después de la Guerra de Corea.

El rol de Lee en Samsung

Lee es oficialmente el vicepresidente de Samsung Electronics, el mayor fabricante mundial de teléfonos inteligentes y chips de memoria, pero de hecho es el jefe del conglomerado.

Samsung es, con diferencia, el mayor de los conglomerados industriales controlados por familias que dominan la 12° economía mundial. Su volumen de negocios total representa una quinta parte del PIB surcoreano, motivo por el que es crucial para la salud económica del país.