El escandaloso Donald Trump

11 de enero, 2021

El escandaloso Donald Trump

Por Alberto Benegas Lynch (h)  Doctor en Economía

No es serio jugar a la democracia y cuando la elección resulta adversa se desconoce y se intenta boicotear el resultado. Eso es lo que acaba de ocurrir en el otrora baluarte del mundo libre.

Luego de la bochornosa conversación telefónica de Donald Trump con el Secretario de Estado de Georgia –Brad Raffensperger- oportunidad en la que le sugirió modificar el resultado electoral y luego de los episodios violentos en el Congreso resulta que nada menos que el Presidente de Estados Unidos les dice a los sediciosos que son personas muy especiales y que les tiene gran aprecio.

Tuvo que renunciar la Secretaria de Educación, Betsy DeVos, y la Secretaria de Transportes, Elaine Chao, afirmó que Trump fue responsable de instigar a los que irrumpieron por la fuerza en la sede del Parlamento causando enormes destrozos. Su exJefe de Gabinete, John Kelly y el exSecretario de Defensa, Colin Powell, propusieran que se lo destituya vía la Enmienda 25. Recién allí Trump, tarde y a regañadientes por cierto, reconoció que había terminado su presidencia y manifestó que la transición de mando debía ser ordenada y pacífica.

En inaudito que Trump haya insistido luego de litigar una y otra vez en los tribunales, incluso ante la Corte Suprema, denunciando fraude electoral y en todos los casos sus demandas fueron rechazadas. Por eso es que Peggy Nooman, la colaboradora del Wall Street Journal, ABC y NBC News y célebre speechwriter de Ronald Reagan ha escrito: “Al principal responsable, el Presidente de Estados Unidos, hay que desalojarlo del cargo a través de la Enmienda 25 o del juicio político, lo que resulte más rápido”.

Hasta el vicepresidente Mike Pence tuvo que absorber el embate de Trump para que anule el recuento formal y final ante ambas cámaras en el Congreso lo cual rechazó de plano y procedió a la confirmación del Presidente electo Joe Biden luego de ser certificado su triunfo por los cincuenta estados, como marca la ley.

El senador republicano y ex andidato a la presidencia en la última contienda electoral Mitt Romney ha dicho que “las actitudes de Trump son indignas de un Presidente” y el representante republicano Adam Kinzinger ha expresado que “las políticas de Trump y sus reacciones han sido reprobables desde todo punto de vista” y el ex presidente G. W. Bush ha dicho públicamente que la pretendida toma del Congreso “por facinerosos partidarios de Trump son propios de una república bananera”.

Desde la perspectiva económica, el balance neto de la gestión de Trump ha resultado en el incremento sideral en el gasto público, el déficit y la deuda externa. Es cierto que ha disminuido algunos impuestos, pero como señalé en otra ocasión, esto me trae a la memoria cuando los conquistadores españoles les entregaban espejitos de colores a los indios para luego imponer las instituciones esclavistas de la mita y el yanaconazgo. Como bien ha apuntado reiteradamente su primer Secretario de Estado -Rex Tillerson, antes CEO de ExxonMobil, la tercer empresa de mayor facturación en el mundo-: “Trump no tiene idea del significado del libre comercio y muchas de las cosas que afirma no se condicen con la realidad”. Antes había comentado lo mismo en televisión quien pronunciara memorables discursos en el Senado, el republicano Jeff Flake que también escribió el best-seller titulado Concience of a Conservative.

La xenofobia de Trump se ha puesto de relieve varias veces a partir de los hechos de Charlottesville donde equiparó como “buenas personas” a los que marchaban bajo la insignia de la cruz svástica y los emblemas de la así denominada “supremacía blanca”.

El Procurador General, William Barr, ha consignado que “el Presidente ha traicionado su cargo” y el expresidente de la Cámara de Representantes y excandidato a la vicepresidencia en la elecciones de 2012 -Paul Rayan- ha declarado: “Es difícil concebir un acto más antidemocrático y anticonservador que una intervención para anular los resultados de las elecciones certificadas por el estado y privar de sus derechos a millones de estadounidenses”.

Es muy cierto que buena parte de los equipos del Partido Demócrata apuntan a intensificar el tamaño ya desbordado del Leviatán pero esto en modo alguno justifica que se pretenda operar bajo ciertas normas para luego vulnerarlas cuando los resultados son adversos como ha sido a todas luces el caso de Trump. No es cuestión de dejarse acuchillar por uno para no ser ametrallado por otros, especialmente cuando se declama sobre la democracia y, como queda dicho, una vez obtenidos los resultados se pretende desconocerlos.

El tema del tamaño del aparato estatal y los graves problemas que causa de modo especial sobre los más vulnerables es otro plano de discusión que debe dirimirse en el intercambio de ideas. En este sentido personalmente me ocupé del asunto en mi libro Estados Unidos contra Estados Unidos que publicó la edición original el Fondo de Cultura Económica donde destaco los extraordinarios valores establecidos por los Padres Fundadores y como de un tiempo a esta parte se ha ido produciendo un deterioro manifiesto en esos valores. La esperanza radica en la cantidad de instituciones dedicadas al estudio y la difusión de esos principios, lo cual concentra una cantidad creciente de jóvenes que publican y se reúnen en seminarios argumentando en defensa de la sociedad libre.