El campo anunció un paro de 72 horas para el próximo lunes

5 de enero, 2021

El campo anunció un paro de 72 horas para el próximo lunes

Sin adhesión de la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), la Mesa de Enlace definió hoy realizar un paro de actividades por 72 horas a partir de las 0 horas del lunes 11 de enero. La medida de fuerza se realizará en rechazo a la decisión del Gobierno de cerrar temporalmente las exportaciones de maíz, lo cual fue anunciado sorpresivamente el miércoles de la semana pasada y generó malestar en el sector.

En ese marco, los otros tres integrantes de la tradicional mesa nacida al calor de la 125, es decir, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Federación Agraria Argentina (FAA) y la Sociedad Rural Argentina (SRA), convocaron a un cese de comercialización de granos entre el lunes y el miércoles de la próxima semana. La decisión fue tomada esta tarde, tras una extensa reunión virtual realizada por los referentes de la entidad.

“Insistimos en la necesidad de revisar esta medida absolutamente negativa para los intereses de todos los argentinos, en un marco de diálogo con las autoridades que puedan resolver los destinos del futuro del campo y del país”, indicó la SRA en un comunicado, en el que además destacó respetar la no adhesión por parte de una de las entidad que conforman a la Mesa de Enlace, a pesar de que las cuatro están en contra de la medida oficial.

“Las cuatro entidades que integran esta Comisión rechazamos el cierre del registro de exportación de maíz por tratarse de una medida absolutamente perjudicial para el campo y para la Argentina en su conjunto, como hemos venido sosteniendo desde su anuncio. Y así como hemos trabajado sobre los consensos, también hemos sido respetuosos de la autonomía que tiene cada una de las entidades al interior de sus órganos de Gobierno, y de las divergencias que puedan surgir de esa autonomía en cuanto a la forma de manifestar el malestar compartido”, afirmó.

Por su parte, el titular de Coninagro, Carlos Iannizzotto, comentó que “no es momento de parar, pero sí de reclamar”. “No adherir al cese de comercialización es una medida a favor del país, no a favor del Gobierno”, sostuvo.

“En Coninagro consideramos que hay que agotar hasta la última instancia de diálogo, al tiempo que expresamos nuestro desencanto con medidas impositivas, financieras e intervencionistas aplicadas incisivamente por el Gobierno, puesto que ello genera un profundo descontento e incertidumebre en el sector agroindustrial, pero no creemos, sin embargo, que un problema grave se solucione con otro conflicto, por eso Coninagro no adhiere al paro y apela al diálogo”, explicó la entidad en un comunicado.

En el mismo, le solicitan al presidente Alberto Fernández y a su equipo económico que les conceda “con prontitud” una audiencia para que puedan dialogar y “diagramar acuerdos con el objeto de alcanzar una política productiva de crecimiento y un rumbo que fomente la generación de divisas, creación de empleo y fuentes de trabajo y dinamice la competitividad del sector”.

La entidad sostuvo que las bases y los productores cooperativistas nucleados en Coninagro “rechazan enfáticamente la política intervencionista y de regulación de mercados que se expande y es aplicada por el Gobierno en sus estamentos”, por lo que “solicita inmediatamente el levantamiento de la medida que impide la comercialización por el cese de exportación de maíz, puesto que desvirtúa el sentido y el fundamento de la política productiva de desarrollo que necesita el país para, entre otros ejes, trabajar con afán de garantizar una alimentación saludable y sustentable”.

“Aunque se comparte el malestar y el diagnóstico que genera rechazo en el sector, esta postura de no adherir al paro no sugiere, bajo ningún aspecto una ruptura ni falta de integración ni de representatividad en la CEEA, puesto que la pluralidad de opiniones y autonomía en la toma de decisiones, inclusive refuerza los valores institucionales y democráticos, y en el caso particular de esta decisión que se tomó contemplando y sopesando cuestiones propias de cada producción de las diversas economías regionales del territorio y características de cómo opera el sistema cooperativo”, aclaró.

Katopodis: la respuesta del Gobierno

Tras la decisión de la Mesa de Enlace, falta por ahora conocer qué hará el Gobierno al respecto. Esta mañana, el ministro de Obras Públicas de Argentina, Gabriel Katopodis, aseguró que si la intención del sector agropecuario es “hacer un ‘lockout’, el Gobierno no se va a mover un centímetro” de su postura.

“Una vez los sectores agroexportadores tienen que pensar en los argentinos” porque, especialmente los productores de soja, “tuvieron ganancias extraordinarias”, comentó Katopodis en declaraciones radiales. “Hicimos lo que teníamos que hacer y no cedimos a ninguna de las presiones a las que fuimos sujetos en 2020”, sostuvo el funcionario.

Críticas desde Juntos por el Cambio

Por su parte, el interbloque de Diputados de Juntos por el Cambio expresó su rechazo a la medida del Gobierno. “Desde 2016, cuando se implementaron políticas para promover la siembra de maíz, el área de siembra aumentó 56% (de 6 millones de hectáreas a 9,4 millones). La producción se incrementó 70%, la transformación de maíz en proteína animal 52%, la industrialización subió 55%, y se duplicaron las exportaciones. Se generó un círculo virtuoso, y sin descuidar el mercado interno”, afirmó en un comunicado firmado por Mario Negri (Presidente del bloque de la UCR y Presidente del interbloque de Juntos por el Cambio), Cristian Ritondo (Presidente del bloque del PRO) y Juan Manuel López (Presidente del bloque de la Coalición Cívica).

“Si el Gobierno Nacional no hubiera decidido cerrarse al mundo, en esta campaña podríamos exportar US$ 10.000 millones de maíz, generando divisas y empleo en más de 20 provincias argentinas”, señalaron.

Según estos diputados, cerrar las exportaciones va a producir el efecto contrario al buscado. Prevén que caerá la inversión, aumentará la desconfianza de los productores y se desplomará la producción. “Los únicos favorecidos por esta medida serán los otros países que producen maíz y que compiten con nosotros. Ellos ya están celebrando y esperan ocupar el espacio vacío que Argentina dejará en el mercado internacional”, afirmaron.

“La cadena de maíz en Argentina es una compleja máquina de crear riqueza, empleo y divisas. Cerrar la exportación de maíz es simplemente romper ese mecanismo e insistir en caminos que crean cada día más pobreza”, concluyeron.

“Bronca” en el sector

El fin de semana pasado, tras conocerse el anuncio del Gobierno, el titular de CRA, Jorge Chemes, comentó: “El ánimo de los productores es de mucha bronca. Estalló la bronca contenida que venía de varias otras medidas. La gente pide inmediatas medidas de protesta. Es un atropello al trabajo del productor, una medida totalmente inconsulta. Cuando el país necesita que produzcamos más, se hace todo lo posible para trabar la producción”.

Según el directivo rural, “hay un concepto equivocado del Gobierno sobre la producción del campo”. “A veces parece que busca escenarios de conflicto. Parece que quieren pelear, en vez de buscar armonía. El tema es la pelea, el enfrentamiento. Siempre molestando y trabando el sistema productivo. Resulta que ahora que hay que darle de comer a la gente, se toman medidas que lo único que provocan es retracción”, sostuvo. Con esos antecedentes, la decisión de hoy no sorprendió.

Dejá un comentario