Duro mensaje de China a Taiwán: “La independencia significa guerra”

29 de enero, 2021

Duro mensaje de China a Taiwán: “La independencia significa guerra”

El pasado fin de semana, mientras una flota de portaaviones estadounidenses ingresaba al mar de la China Meridional en defensa de la libertad de los mares, un grupo de aviones de combate chinos sobrevolaba territorio de la isla Taiwán,  considerada por las autoridades de China como una provincia rebelde.

Varios funcionarios del Partido Comunista de China (PCCh) creen que el Gobierno taiwanés, con sus acciones, está impulsando a su población a declarar su total independencia. Ayer, el portavoz del Ministerio de Defensa Nacional de China, Wu Qian, fue consultado sobre los últimos acontecimientos. “Las actividades militares llevadas a cabo por el Ejército Popular de Liberación de China en el Estrecho de Taiwán son acciones necesarias para abordar la actual situación de seguridad de Taiwán y para salvaguardar la soberanía y la seguridad nacionales”, sentenció.

“Son una respuesta solemne a la interferencia externa y las provocaciones de las fuerzas de la independencia de Taiwán. Advertimos a esos elementos de la ‘independencia de Taiwán’: los que juegan con fuego se quemarán, y la ‘independencia de Taiwán’ significa guerra”, agregó.

La situación de Taiwán es el asunto más sensible en la relación bilateral entre China y Estados Unidos. Durante el mandato de Donald Trump, Washington afianzó su amistad con la isla mediante la visita de funcionarios oficiales y la firma de acuerdos de armas. Y el nuevo presidente Joe Biden ya anunció que continuará con la línea de su predecesor.

Respecto a la postura del líder demócrata, Wu Qian le envió una contundente advertencia: “Los hechos han demostrado que contener a China es una misión imposible y equivale a dispararse en el pie”.  Sin embargo, pese al fuerte mensaje, el portavoz dijo que las relaciones militares sino-estadounidenses se encuentran en un nuevo punto de partida y por eso no deben cometerse los errores del pasado y tener una relación de respeto mutuo.

Ahora, a una semana de la asunción de Biden, la tensión entre ambas potencias continúa en ascenso y todo hace prever que no se detendrá en el corto plazo.

¿China está realmente preocupada por el movimiento independentista de Taiwán o, más bien, está preparando el terreno para justificar alguna avanzada pronta, como temen en Taipei? El antecedente de Hong Kong no es alentador.

La importancia de Taiwán para China

Un reciente artículo de El País de España resume el interés taiwanés para Beijing: uno simbólico y otro estrátegico.

“Para China, y  su Partido Comunista, el ‘problema taiwanés’ es una cuestión existencial. ‘Representa el asunto no resuelto de la guerra civil, y por tanto implica la legitimidad y la supervivencia del partido’, ha escrito en The National Interest Paul Heer, antiguo alto funcionario para Asia Oriental de la inteligencia estadounidense. La unificación -por la vía que sea- antes de que en 2049 se cumpla el primer centenario de la República Popular supondría, a ojos de Pekín, la recuperación del último territorio perdido durante su ‘siglo de humillación’ a manos occidentales”, resume Macarena Vidal Liy, la corresponal del diario español en Beijing.

Por si fuera poco, dice, “además del orgullo nacional, Taiwán representa una pieza clave en el tablero geoestratégico de Asia”. Así loe xplica: “El ‘portaaviones insumergible’, como la describió el general Douglas McArthur, guarda la llave de la salida al mar de China: es el cerrojo de la primera cadena de islas -gobernadas por capitales afines a Estados Unidos- que se interpone en el acceso de la flota china al Pacífico. Y viceversa: un Taiwán del lado de Pekín podría impedir el paso a los portaaviones estadounidenses, interrumpir las rutas marítimas japonesas o emplearse como base para lanzar ataques contra posiciones enemigas”.