Diputados: sin acuerdos y con sesión en suspenso

26 de enero, 2021

Diputados siguen conversando para sesionar la última semana de enero

Por Pablo Varela

La sesión en Diputados prevista para mañana, se encuentra virtualmente caída. Si bien en la Secretaría Parlamentaria de la Cámara Baja no dan por cerrada de manera definitiva la convocatoria, todo indica que la convocatoria pasará para los últimos días de esta semana o bien para la próxima.

Por un lado, todavía la sesión no fue convocada, tampoco las comisiones y además, en el actual protocolo, de convocarse, los diputados que asistan de manera presencial deberían someterse a pruebas de PCR, algo que hasta el momento no se realizó y cada vez queda menos tiempo.

La tensión en Diputados no solo en entre oficialismo y oposición, si no que hacia el interior del fuerza gobernante también hay malestar luego de que el viernes pasado el Poder Ejecutivo hubiese confirmado la ampliación del temario de extraordinarias, sin incluir el tratamiento de la prórroga de la ley de Biocombustibles, que hace escasos meses, fue aprobada por unanimidad en el Senado.

La disputa se abrió entre las provincias agrícolas en las que se produce combustibles derivados de granos y la caña de azúcar, contra Neuquén y Mendoza, que presionan para preservar la actividad de las empresas petroleras. Pero además, a la ecuación se le suma el contexto internacional del precio de los alimentos que presiona para que la producción de granos se vuelque a la exportación.

La ley que espera ser prorrogada prevé un corte del 10% en biodiesel y un 12% en bioetanol. Las naftas derivadas 100% de fósiles tiene un mayor impacto ambiental, pero además, todo el sector de biocombustible se vería prácticamente en vías de extinción sin la herramienta legal que lo rescate.

En ese marco, se sumó la inclusión del tratamiento de la modificación del calendario electoral y la suspensión de las PASO por única vez, impulsada por mandatarios provinciales bajo argumentos sanitarios y económicos.

Muchos gobernadores ya decidieron unificar sus calendarios provinciales al nacional, a fin de achicar las instancias de votación.

En la liga de gobernadores esperan que haya definiciones en los próximos 20 días, a fin de poder avanzar en la generación de los consensos necesarios. Si bien Alberto Fernández habilitó el debate, en Casa Rosada toman distancia y aseguran que los consensos deberán ser reunidos en el Congreso.

Al margen de lo que suceda en el estricto plano nacional, la iniciativa presenta algunas dificultades locales. Algunas provincias como la de Buenos Aires (que representa el 40% del padrón nacional) tienen su propia ley de primarias, por lo que en el caso de que se avance en la suspensión en el Congreso, la Legislatura bonaerense debería hacer lo propio, en un escenario en el que el Frente de Todos no cuenta con mayoría. Además, el gobernador Axel Kicillof, ya señaló que no está dentro de sus prioridades suspender las primarias en línea con el líder de La Cámpora Máximo Kirchner.

En un contexto de reacomodamiento de las piezas dentro de la orgánica del PJ, (Fernández asumiría a nivel nacional y Máximo a nivel bonaerense), el gesto de los gobernadores debe leerse a su vez como una demostración de fuerza hacia el interior de la colación gobernante.

Al momento, la Cámara Baja mantiene el compás de espera, expectante de que se destraben los acuerdos para volver a sesionar.