Asumió Biden en un país polarizado

20 de enero, 2021

Asumió Biden en un país polarizado

Joe Biden se hizo cargo del gobierno de un país muy distinto al que recibió Donald Trump hace cuatro años.  La irrupción del Covid-19 cambió todo  y ya costó la vida de 400.000 estadounidenses, razón más que suficiente para que Biden destine una gran cantidad de recursos para lograr su erradicación en los primeros meses de su gobierno. Será una diferencia clara con la minimización de la pandemia que hizo inicialmente Donald Trump, un error del que no logró recuperarse y que probablemente le haya costado la Presidencia.  

Desde el punto de vista económico, la pandemia cortó un prolongado período de crecimiento y reducción del desempleo que se inició en 2009 luego de la crisis financiera de 2008. Ese ciclo llevó a que a principios de 2020 la tasa de desempleo  se redujera a 3,5%. La actividad económica que se derrumbó en el segundo trimestre del año pasado, se recuperó  con fuerza en el tercero para ralentizarse en el cuarto. Recuperar una dinámica expansiva es el otro gran desafío de Biden que parece decidido a no quedarse corto con las medidas de estímulo y jugar fuerte para retomar una senda virtuosa.  Y está dispuesto a hacerlo a pesar de que el nivel de endeudamiento del país alcanzó niveles que no se observaban desde la Segunda Guerra Mundial. 

En el plano social, el país continuó con su transformación en los últimos años y Biden se encontrará  con una sociedad más diversa que él ya decidió reflejar en la conformación de su gabinete.             

Pero también Biden se enfrentará a una sociedad polarizada políticamente como pocas veces lo estuvo. Tender puentes y recuperar la capacidad de diálogo entre los distintos sectores será prioritario para un Presidente que tiene los antecedentes para encarar la tarea.