Los europeos no se quieren quedar atrás y presionan a su regulador para que apruebe la vacuna

15 de diciembre, 2020

Los europeos no se quieren quedar atrás y presionan a su regulador para que apruebe la vacuna

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) se encuentra bajo presión de la Comisión Europea y diferentes países de la Unión Europea para que acelere la aprobación del uso de emergencia de la vacuna Pfizer y BioNTech contra el Covid-19.

Mientras que países como Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido ya han autorizado la aplicación de esa inmunización, la EMA se demora argumentando que sus procesos de aprobación son más complejos y eficientes. Sin embargo, la segunda ola del coronavirus está haciendo estragos en Europa, que ya posee casi 23 millones de infectados y más de 480.000 muertos, y por ello la presión sobre la reguladora de medicamentos va en aumento.

Un funcionario de esta entidad dijo recientemente que las “insinuaciones” de los gobiernos europeos sobre la agencia habían aumentado desde el 2 de diciembre, cuando el Reino Unido otorgó una autorización de emergencia a la vacuna de Pfizer, la cual comenzó a ser aplicada la semana pasada.

El regulador inglés realizó un procedimiento permitido por la UE para casos excepcionales como el actual, pero las autoridades europeas se negaron a utilizarlo ya que no era lo correcto para las vacunas, que requieren una evaluación exhaustiva.

“Todos los datos necesarios sobre BioNTech están disponibles”, escribió en su cuenta de Twitter, Jens Spahn, ministro de Salud alemán, y agregó que el “Reino Unido y Estados Unidos ya han otorgado la aprobación. Una evaluación de los datos y una aprobación por parte de la EMA deberían realizarse lo más rápido posible”, en un intento de “presionar” públicamente al ente europeo.

La EMA recibió la información de los ensayos de Pfizer el 1° de diciembre y explicó que el veredicto final será el 29 de este mes, aunque, en general, la agencia demora como mínimo 7 meses en aprobar una inmunización.