La parte de las TICs que no tienen parte

23 de diciembre, 2020

La parte de las TICs que no tienen parte

Por Nicole Moscovich

Las cuestiones de género en las TICs son un tema por demás importante. Por suerte, poco a poco tanto el sector público como el sector privado (algunos más rápidamente que otros) van trabajando para poder incorporar más mujeres en sus equipos de trabajo. Pero también vale decir que la falta de mujeres en el sector del mercado laboral vinculado a las carreras STEM no es un problema que se relaciona con las “elecciones” de carreras. Detrás de eso se esconde una desigualdad estructural que juega y circula a nivel socioeconómico y sociocultural que devienen en una menor participación de las mujeres y diversidades en los espacios de trabajo en tecnología.

Para poder fomentar entornos favorables y conseguir el empoderamiento económico que les permita a más mujeres poder insertarse dentro del sector IT, es necesario brindar herramientas y una de ellas es la educación para generar mayores capacidades y herramientas dentro del mercado laboral. A su vez, poder potenciar espacios donde puedan entablar redes de cooperación y retroalimentarse de las experiencias de sus compañeras, así como generar incentivos para que elijan carreras vinculadas al sector combatiendo las masculinidades de ciertos espacios que aún hoy continúan teniendo una baja presencia de mujeres.

Hay que visibilizar que estas cuestiones también son atravesadas desde la infancia donde hay una cultura social y familiar que moldea y educa a las niñas, asociándolas con ciertos sectores, ciertos roles, lo cual deviene en una baja asociación con las carreras vinculadas a las ciencias duras. Y, sumado a esto, lo que bien se conoce como la división sexual del trabajo.

El cambio cultural, los incentivos y la eliminación de sesgos asociados al género como la falta de modelos visibilizados de mujeres dentro del sector, figuras representativas en las cuales verse reflejadas y/o las cuestiones de clase social van a colaborar con una mayor inserción e inclusión de diversidades en el sector.

Existen hoy en día diversas iniciativas de capacitaciones tanto en el sector público como de los sectores privados y de organizaciones de la sociedad civil que buscan poder llegar con estos programas para poder reducir un poco las brechas existentes y poder darle herramientas para insertarse en los puestos relacionados con los conocimientos en STEM. Algunos de ellos son el plan de Igual ICT de Huawei, donde promueven entornos inclusivos en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) – sobre todo en tecnologías como 5G, Big Data y AI- para otorgar oportunidades de formación a las personas que tienen menos posibilidad de acceso a este tipo de capacitaciones. Otros a mencionar son los cursos que brindan Chicas en Tecnología o Club de Chicas Programadoras: en ambos casos buscan sobre todo poder brindar herramientas a chicas que se encuentren en la secundaria.

Para poder combatir las brechas y dejar de ver que sólo el 10% de las mujeres emprendedoras realizan proyectos tecnológicos o vinculados al desarrollo de software; que alrededor del 33% de las estudiantes de carreras STEM son mujeres; que el 6 % de las aplicaciones que utilizamos fueron realizadas por mujeres; que menos del 5% de las adolescentes de 15 años aspiran a tener una carrera en matemáticas o computación o que de cada 100 mujeres que trabajan, 24 lo hacen en los sectores de salud y educación y 17 son trabajadoras de casas particulares.

Si bien se están realizando iniciativas, esto aún no es suficiente y hay una necesidad de generar programas y políticas inclusivas que colaboren y fomenten, pero también comenzar a penetrar en los espacios educativos para deconstruirlos y volver a generar una formación y educación más igualitaria, con valores inclusivos.

Y esta cuestión es de suma importancia porque “la demanda laboral en este sector hoy es muy grande; el desarrollo del mundo viene de la mano de la tecnología y todos los nuevos puestos de trabajo que se van a crear van a ser en el sector de la tecnología”, como dijo María Teresa Garibay en las Jornadas de Igual ICT de 2020. Siendo un sector con un potencial importante para absorber nuevos empleados y empleadas, tomar iniciativas para que haya presencia de mujeres y diversidades puede ser una gran oportunidad para que crezca la participación laboral de ellxs en las TICs.