El Gobierno busca evitar que se caigan las inversiones porcinas de China

17 de diciembre, 2020

El Gobierno busca evitar que se caigan las inversiones porcinas de China

El Representante Especial para la Promoción del Comercio y de las Inversiones en China, Sabino Vaca Narvaja, mantuvo ayer un encuentro con directivos de la empresa estatal China Animal Husbandry Group (CAHG). Allí, el funcionario ratificó la propuesta de Argentina de instalar “granjas inteligentes” de producción porcina en el país. La palabra final la tiene Pekín, que deberá decidir si avanza.

En declaraciones a Télam, Vaca Narvaja dijo que “nuestra propuesta promueve la instalación de granjas inteligentes, que son seguras, sostenibles y sustentables y no la instalación de megagranjas con más de 100.000 madres”.

“Las granjas inteligentes son seguras y sustentables ya que la bioseguridad es un punto fundamental de su gestión, con el foco en la preservación, conservación y protección de los recursos naturales para el beneficio de las generaciones”, agregó el funcionario luego de la reunión que mantuvo con directivos de la empresa estatal CAHG, dedicada a la industria agrícola y ganadera. Discursivamente, se reforzó (quizás exageradamente) el cuidado del medioambiente, atendiendo las preocupaciones de algunos sectores.

El funcionario visitó las oficinas de la empresa en la ciudad de Beijing, donde mantuvo un encuentro con el presidente de la firma, Xue Tingwu, y la mesa directiva de la compañía.

“El objetivo del encuentro fue analizar diversos proyectos de inversión en producción porcina, que contemplan el cuidado del medio ambiente y que se enmarcan dentro de una estrategia integral, que requiere de la superación de falsas dicotomías, incluyendo a los pequeños y grandes productores, ofreciendo alternativas de pre-financiamiento de exportaciones para aquellos grandes productores que no evalúen asociarse con capitales chinos y joint-ventures con capitales chinos para aquellos productores que así lo requieran”, señaló Télam.

“Este proyecto estima importantes beneficios económicos para el país. Por un lado incrementa el ingreso de divisas, con exportaciones de mayor valor agregado, y por otro, genera puestos de trabajos con mayor calificación. En paralelo, aumentará el cultivo del maíz, lo que podría reducir la tendencia al monocultivo de la soja”, dijo Vaca Narvaja.

“Igualmente, estas acciones se enmarcan dentro de una estrategia integral de cooperación estratégica entre ambos países, donde hay que aprovechar en las oportunidades que brinda el ingreso al Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura, la Iniciativa de la Franja y la Ruta y la internacionalización del renminbi (RMB)”, agregó Vaca Narvaja.

La reunión del representante argentino en Beijing se suman a las declaraciones formuladas el martes por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, quien aseguró que “sigue en pie” el desarrollo de las granjas porcinas. El ministro también enfatizó que la iniciativa se debe desarrollar en “óptimas condiciones ambientales” y dejó una frase fuerte: “Respetamos el veganismo pero no puede condicionar el desarrollo del país”. En su momento, el canciller Felipe Solá se había referido a ellos como “cierta juventud urbana”.

Más allá de los porcentajes (los veganos dicen ser el 12% de la población) y los apodos, el debate (que no será el último) es más profundo y urgente, en un país como Argentina, con casi 50% de la población debajo de la pobreza y con muy pocos sectores con capacidad de generar dólares. Sin desatender la sustentabilidad y el medioambiente, Argentina debe enfocarse en producir más. En esa agenda, China será un actor recurrente, con temas que exceden largamente a los cerdos: es un país complementario con Argentina, sigue creciendo y tiene bolsillos profundos. El racismo hacia China, apuntan Gustavo Ng y Néstor Restivo (ambos sinólogos), también juega un rol en las críticas y en una columna reciente se preguntan si los cuestionamientos tendrían la misma tenacidad si los capitales vinieran de “países con gente blanca y rubia”.

“Cuando discutamos sobre ambiente y políticas ambientales acordémonos siempre una cosa. Mientras menor sea nuestro PIB per cápita, mientras menos produzcamos, menores recursos y poder de fuego tendremos para hacer esas políticas, tan pero tan necesarias hoy día. Por eso, me encantaría que el desarrollismo sea ecologista y que el ecologismo sea desarrollista. Ojalá podamos.

Los países con las mejores políticas ambientales del mundo, los de Europa del Norte tienen los más altos PBI per cápita del mundo. Producen muchísimo. Nada mejor para acelerar la agenda ambiental que desarrollarnos. Desarrollo y ambiente deben ir de la mano”, dijo Daniel Schteingart, director de CEP XXI y cercano a Kulfas. “Dinamarca tiene el 1,5% de la superficie argentina. Produce 2,5 veces más cerdos que Argentina. Tiene 3 veces más chanchos que personas. ¿Pasó algo? Nada. Pocas cosas hacen tanto daño y nos condenan a la pobreza como demonizar actividades económicas porque nos pintó”, agregó Schteingart.

El acuerdo que Argentina puede cerrar en los próximos días con China para impulsar el crecimiento del sector porcino y exportar al país asiático prevé inversiones por casi US$ 3.800 millones durante los próximos cuatro años, y apunta a incrementar en 882.000 toneladas la producción de carne y generar exportaciones por US$ 2.500. Según un comunicado de la Embajada de Argentina en Beijing, que lidera el experimentado diplomático Luis María Kreckler, el cerdo representa el 70% de la proteína animal de la dieta del pueblo chino y la Peste Porcina Africana ha afectado fuertemente su producción nacional, lo que generó un déficit a cubrir, en el presente año, de 8 a 12 millones de toneladas de cerdo. “A su vez, sus dos principales proveedores europeos, España y Alemania, se encuentran afectados por la misma enfermedad en origen. A esto se suma que, con su tercer proveedor, Estados Unidos, se encuentran en un escenario de incertidumbre”, señalaron. China está importando cada vez más cerdo y seguirá haciéndolo. Argentina, necesitada, tiene una oportunidad de escalar esos envíos.