El Ministerio de Desarrollo Productivo otorgó más de $400 millones en proyectos de biotecnología

29 de diciembre, 2020

El Ministerio de Desarrollo Productivo otorgó más de $400 millones en proyectos de biotecnología

A lo largo del 2020, el Ministerio de Desarrollo Productivo destinó para estimular y apoyar el crecimiento de la industria biotecnológica local más de $400 millones a lo largo del corriente año. Estos fondos fueron otorgados entre beneficios fiscales y Aportes No Reembolsables (ANRs).

En un comunicado, la cartera productiva informó que fueron otorgados $170 millones a través de beneficios fiscales. De esa forma, pudo fomentar el desarrollo de nueve proyectos de empresas de biotecnología, en el marco de la Ley de Promoción de Biotecnología Moderna. Al mismo tiempo, con el programa “Soluciona Reactivación de la Economía del Conocimiento” entregó ANRs por casi $246 millones para impulsar desarrollos y mejoras en los procesos productivos del sector.

Estos proyectos se encuadran en la Ley 26.270 para la Promoción del Desarrollo y Producción de la Biotecnología Moderna. “Establece distintos beneficios fiscales como la devolución anticipada del IVA y la amortización acelerada en el Impuesto a las Ganancias por los bienes de capital que hayan sido adquiridos para el desarrollo de los proyectos”, informó el ministerio.

A partir de estas facilidades, empresas como Biogénesis Bagó, Keclon, Terragene, Gemabiotech, Crudda y Tecnovax realizaron inversiones para financiar proyectos orientados a la biotecnología.

En paralelo, el programa ANR Soluciona adjudicó $246 millones para distintas temáticas como el desarrollo de una vacuna para la diarrea viral bovina, la innovación en el proceso de producción vitivinícola, o el mejoramiento de la medicina reproductiva. Uno de los proyectos que contó con este aporte fue la investigación en el desarrollo del suero hiperinmune para el tratamiento de pacientes con Covid-19, que lleva adelante el consorcio integrado por Inmunova, Biol, Mabxcience, la Universidad de San Martín (Unsam) y el Conicet.

Dejá un comentario