Brexit y nueva cepa aíslan al Reino Unido

22 de diciembre, 2020

Brexit y nueva cepa aíslan al Reino Unido

A diez días de que el Reino Unido abandone oficialmente la Unión Europea, las posibilidades de lograr un acuerdo comercial son muy escasas: Londres y Bruselas no pueden ponerse de acuerdo respecto a los derechos de pesca.

Si bien ayer finalizó la última extensión de las negociaciones, estas continuarán durante unos días más, aunque ambos bandos son conscientes de que el Parlamento Europeo no podrá examinar un supuesto acuerdo antes de que finalice el período de transición el próximo 1° de enero.

Según el secretario de Salud británico, Matt Hancock, las propuestas de Bruselas son “irrazonables” en esa cuestión y agregó: “Estoy seguro de que podemos llegar a un acuerdo, pero obviamente necesitamos más movimiento por parte de la UE”.

En total, este rubro representa el 0,1% del PIB del Reino Unido, pero tiene un alto valor simbólico, ya que se trata de recuperar el control de sus fronteras y aguas territoriales: lo capturado por los barcos británicos equivale a 850 millones de euros anuales, frente a 650 millones de la flota europea.

La UE le ha propuesto al Reino Unido la entrega de 25% del valor de su pesca a los barcos británicos. Sin embargo, Boris Johnson rechazó la cifra por considerarla insuficiente. La diferencia sería de 162 millones de euros al año frente a 390 millones, lo cual significa que una diferencia de 228 millones pone en riesgo un acuerdo que abarca miles de millones.

En el día de ayer, Nicola Sturgeon, ministra principal de Escocia, le solicitó al primer ministro inglés que negocie con la UE un nuevo período de transición, teniendo en cuenta la nueva variedad de coronavirus que ha aparecido. Dicho pedido recibió el respaldo del alcalde de Londres, Sadiq Khan, quien explicó que su país debe concentrarse exclusivamente en combatir al virus. Sin embargo, Johnson rechazó la solicitud.

El caos que podría generar la salida del Reino Unido del bloque europeo sin un acuerdo parece haber sido acelerado por la aparición de la nueva cepa del Covid-19 descubierta en la isla. Un gran número de países han cerrado sus fronteras con las tierras británicas, lo cual ha provocado la escasez de alimentos (algo que era altamente probable con la consumación del Brexit).

Sainsbury’s, la segunda cadena de supermercados más grande de ese país, informó que en los próximos días comenzarán a faltar diversos bienes si el transporte con el continente no se reinicia lo más rápido posible. Además, los mariscos que se exportan a Europa se encuentran inmovilizados, por lo que ya se los considera como perdidos.

“Si nada cambia, en los próximos días empezaremos a ver escasez de lechugas, algunos vegetales para ensalada, coliflores, brócoli y cítricos, todos ellos importados del continente en esta época del año”, dijeron representantes de Sainsbury’s.

Así, el Reino Unido, que históricamente ha marcado sus diferencias con Europa, comienza a sentir más que nunca su condición de isla. Nigel Farage, defensor del Brexit, aseguró que las medidas impuestas por Francia y Bélgica, entre otros, buscan presionar a Londres para que ceda antes las demandas de la UE.