AMLO, Putin y Bolsonaro reconocen la victoria de Biden…45 días después

16 de diciembre, 2020

AMLO, Putin y Bolsonaro reconocen la victoria de Biden...45 días después

Ayer, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, felicitó públicamente a Joe Biden, luego de la confirmación, por parte del Colegio Electoral, como ganador de las elecciones presidenciales de EE.UU. el pasado 3 de noviembre.

La comunicación de López Obrador, a través de una carta, llegó más de un mes después del triunfo de Biden, lo cual generó ciertas molestias en el Partido Demócrata. Al momento de leer su mensaje en una conferencia, el presidente mexicano destacó la postura del líder demócrata en favor de los inmigrantes, lo cual “ayudará a continuar con el plan de desarrollo” en el sureste mexicano y Centroamérica.

Por su parte, Vladimir Putin, presidente de Rusia, también felicitó ayer al exvicepresidente de Barack Obama por su victoria electoral. El Gobierno ruso había informado que esperaría a los resultados oficiales antes de realizar un comentario al respecto.

“Putin deseó al presidente electo todo el éxito posible y expresó su confianza en que Rusia y Estados Unidos, que tienen una responsabilidad especial en la seguridad y estabilidad mundial, pueden, a pesar de sus diferencias ayudar de verdad a resolver los muchos problemas y desafíos que enfrenta el mundo”, dijo el Kremlin.

Quien tardó un poco más fue Jair Bolsonaro de Brasil. En rigor, fue el último líder del G20 en felicitar a Biden. “Saludos al presidente Joe Biden, mis mejores deseos y la esperanza de que Estados Unidos siga siendo ‘la tierra de los libres y el hogar de los valientes’”, dijo el líder de Brasil ayer a la tarde vía Twitter y se mostró con ganas de profundizar el vínculo. Habrá que ver si hay ganas en Washington.

Ayer, antes del reconocimiento de Bolsonaro, Oliver Stuenkel, experto en asuntos internacionales de la FGV, señaló que ese accionar de Bolsonaro está relacionado con las elecciones presidenciales brasileñas de 2022. Según Stuenkel, el presidente implementará una estrategia electoral similar a la de Donald Trump, anunciando la posibilidad de un fraude masivo en su contra y confirmándolo, en caso de que las urnas le den las espalda.