Mientras Trump y Biden cuentan votos, Uber y Lyft ya ganaron

5 de noviembre, 2020

uber

El martes, la población de California votó, además de presidente y legisladores, la Proposición 22, que decidía si los trabajadores de plataformas como Uber o Lyft debían ser considerados empleados en relación de dependencia o contratistas independientes. El “estado dorado” representó el 9% del total de viajes globales de Uber durante 2019 y el 16% del total de viajes de Lyft.

El triunfo fue para Uber Technologies, DoorDash y Lyft, y por ello no deberán reclasificar a sus conductores como empleados. Estas empresas invirtieron más de US$ 200 millones para respaldar la Proposición 22, en lo que fue la campaña electoral por asuntos locales más cara de la historia del Estado. Por su parte, los sindicatos se encargaron de financiar la publicidad por el “no”, aunque su inversión fue solo de US$ 20 millones.

La medida, clave para el futuro de la “Gig Economy” (economía colaborativa), recibió 58% de votos a favor y 42% en contra, por lo que las empresas de transporte y reparto podrán evitar la reforma de sus modelos comerciales, y por lo tanto el impacto negativo en sus negocios. Es preciso considerar que estas aplicaciones utilizan contratistas independientes (trabajadores por encargo), lo cual les permite tener costos laborales bajos. Igualmente, la proposición prevé algunas compensaciones como un ingreso mínimo garantizado.

Las compañías antes mencionadas, con el objetivo de ganar apoyo, aseguraron nuevas protecciones como seguro médico para conductores que cumplan ciertos requisitos, coberturas para accidentes laborales y US$ 0,30 por milla recorrida.

El resultado generó que las acciones de Uber y Lyft llegaran a subir hasta 16% y 18%, respectivamente, en la rueda de ayer, para terminar con subas de 14% y 11%.

Dejá un comentario