Mientras Trump lucha por la transición, el mundo avanza hacia Biden

10 de noviembre, 2020

Mientras Trump lucha por la transición, el mundo avanza hacia Biden

Los gobiernos de todo el mundo se están preparando para trabajar con el presidente electo de Estados Unidos Joe Biden, pero aún tienen que navegar por lo que podrían ser las últimas 10 semanas agitadas del presidente Donald Trump.

Cuando Biden estaba realizando su primera llamada como presidente electo con un líder extranjero, el primer ministro canadiense Justin Trudeau, Trump estaba despidiendo a su secretario de defensa, Mark Esper.

Trump no solo está limpiando a su equipo de seguridad nacional (es probable que los directores del FBI y la CIA sean los siguientes), sino que su administración se ha negado a iniciar el proceso de transición que tiene como objetivo garantizar una transferencia sin problemas al equipo de Biden.

Los leales a Trump están advirtiendo al personal que no se prepare para una transición, basándose en el audio filtrado ayer de una conferencia telefónica con el personal de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

Un presidente entrante normalmente recibiría acceso a la misma inteligencia que el presidente en ejercicio, pero el equipo de Biden no recibirá tales informes hasta que  Trump certifique el resultado de la elección.

La mayoría de los líderes mundiales ignoraron las protestas de Trump y felicitaron a Biden poco después de que se declarara su victoria el sábado.

Entre ellos se encontraban líderes que han construido una relación cálida con Trump, como el primer ministro indio Narendra Modi, el primer ministro británico Boris Johnson y, después de un retraso, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

El domingo, incluso el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, se les unió.

Del otro lado, algunos líderes todavía están esperando reconocer la victoria de Biden, quizás en parte porque no quieren provocar a Trump. Entre ellos, nada menos que el presidente chino, Xi Jinping.

También se sumaron a la negativa del saludo, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador y el presidente ruso Vladimir Putin, citando el desafío legal de Trump.

Otros dos nacionalistas con estrechos vínculos con Trump, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan y el presidente brasileño Jair Bolsonaro, también han guardado silencio.

Sin embargo, para la mayor parte del mundo, la atención se centrará ahora en establecer vínculos estrechos con el Gobierno entrante de Biden. Apuntarán a asegurar las primeras llamadas telefónicas con el presidente electo y ganar su apoyo para sus prioridades.

Trudeau, por ejemplo, planteó las detenciones de dos canadienses en China en su llamada con Biden, y luego dijo que espera su respaldo en ese tema.

Johnson está intentando deshacerse de su asociación con Trump encontrando una causa común con Biden sobre el cambio climático.

Dejá un comentario