El BCRA dice que el “supercepo” está funcionando, pero el mercado advierte que la corrida sigue

27 de noviembre, 2020

El BCRA dice que el "supercepo" está funcionando, pero el mercado advierte que la corrida sigue

En octubre, cuando el supercepo ya regía completamente, las “personas humanas” registraron compras netas de moneda extranjera por apenas US$ 339 millones.

Básicamente, fueron billetes para atesoramiento (US$ 199 millones, con un descenso de 69% con respecto al mes anterior, como consecuencia de los mencionados cambios normativos introducidos a mediados de septiembre) y para gastos efectuados con tarjetas por consumos en el exterior (US$ 102 millones, con caída de 74% si se lo compara con igual mes del año anterior, en un marco de continuidad del cierre de fronteras y cupo restringido). Los datos surgen del Balance Cambiario del BCRA, que fue publicado hoy.

Asimismo, se realizaron transferencias de fondos desde cuentas propias hacia el exterior por US$ 35 millones, mayormente contra débitos en cuentas locales en moneda extranjera (“canjes”), con efecto neutro en el resultado del mercado de cambios.

En la previa del supercepo, la compra de dólares de personas humanas promediaba cerca de US$ 800 millones mensuales. Para un BCRA casi sin reservas netas y sin ganas de devaluar el oficial, era demasiado. Con las medidas tomadas a mediados de septiembre, esa “fuga” cayó a la mitad. No sólo se limitó la cantidad de personas que puede acceder al mercado oficial sino que se agregó un recargo de 35%, sobre el 30% previo, que llevó al “dólar solidario”  la zona de $140.

Aun así, durante octubre, las reservas internacionales del BCRA disminuyeron US$1.522 millones, finalizando el mes en un nivel de US$39.856 millones.

El supercepo también impactó en las empresas con deudas en dólares, que se vieron forzadas a reestructurarlas. “Se está llevando adelante el proceso de reestructuración de la deuda de empresas bajo las recomendaciones del BCRA, permitiendo estirar el plazo de vencimientos. Se cumplieron ya las reestructuraciones de Banco Hipotecario por US$ 279 millones;  Irsa por US$ 180 millones; Cresud por US$ 70 millones; AES por US$ 22 millones y Genneia por US$ 51,5 millones. Otras empresas que tienen vencimientos en diciembre tienen avanzado el proceso y seguramente informarán en poco tiempo los acuerdos alcanzados”, detallaron desde el BCRA ante El Economista.

“Además, la necesidad de intervención del BCRA en el mercado oficial es significativamente menor mes a mes, mostrando que están funcionando los filtros para evitar distorsiones en el mercado de cambio”, destacaron desde Reconquista 266.

Con datos de los 17 días hábiles de noviembre, la situación relativa es así: en igual periodo de julio, se vendieron US$S 443 millones; en agosto, US$ 1.052 millones; en septiembre, US$ 1.264 millones; en octubre, US$ 873 millones y, en noviembre, US$ 280 millones. “En el mismo período de días hábiles de noviembre la liquidación de las cerealeras fue US$ 110 millones superior al del mismo período de octubre”, agregaron.

Lo que para el BCRA es un mérito, para algunas voces en el mercado es una gran alarma. Aun con un cepo muy restrictivo (mayor, incluso, al de Cristina Kirchner en su segundo mandato), el BCRA sigue vendiendo dólares. En un contexto, además, en el que hay un superávit comercial importante. Lo dijo bastante claro la economista Marina Dal Poggetto de EcoGo: “La corrida no se terminó y al BCRA le siguen afanando las reservas”. Eso se está viendo, sobre todo, en el canal del comercior exterior: los importadores sobrefacturan, los exportadores subfacturan y el saldo comercial, obviamente, se derrite.

El viernes, las reservas cerraron en US$ 38.705 millones: cayeron US$ 42 millones en el día y, en el mes, ya se retraen US$ 1.152 millones, también afectadas por la caída del precio del oro. Hoy, el BCRA habría vendido cerca de US$ 30 millones para satisfacer la demanda en el mercado. ¿Se evitará la devaluación? Todavía no está claro. Hay que pasar el verano…