Satisfacción en el Mecon tras la sanción del Presupuesto 2021

17 de noviembre, 2020

Presupuesto 2021

La sanción tardó más de lo esperado, pero llegó y, finalmente, el Gobierno tiene su Presupuesto 2021. “Gracias al Congreso por el apoyo en este paso clave que marca la ruta hacia dónde vamos: una Argentina que crece, da trabajo y certezas. La recuperación de la actividad con estabilidad macroeconómica es el horizonte; el presupuesto, la herramienta y pilar de nuestra estrategia”, señaló Martín Guzmán, ministro de Economía, en sus redes sociales.

Asimismo, su equipo más cercano en el Mecon realizó declaraciones tras la “fumata blanca” en el Congreso.

  • El secretario de Política Económica, Haroldo Montagu

La aprobación de la Ley de Presupuesto 2021 representa un verdadero hito de la gestión del ministro Martín Guzmán. No sólo es una confirmación y validación por parte del Congreso del rumbo propuesto por el Gobierno que encabeza el Presidente Alberto Fernández sino que, especialmente, sienta las bases para que la economía argentina recupere la senda de crecimiento, el trabajo y desarrollo inclusivo.

Este presupuesto refleja la visión de este Gobierno sobre lo que son las prioridades estratégicas. Por cada una de esas prioridades hay políticas y partidas presupuestarias que respaldan esa visión.

Este presupuesto pone el foco en la economía real como motor de la reconstrucción de Argentina, expandiendo el gasto en áreas claves como la inversión pública, la salud y la inclusión social activa, entre otras, que contribuirán significativamente a apuntalar el crecimiento.

  • El secretario de Hacienda, Raúl Rigo.

La aprobación de la Ley de Presupuesto 2021 es un hito que, con total seguridad, ayudará a consolidar la normalización de la economía argentina. La Ley Anual de Presupuesto de la Administración Nacional tiene un ostensible impacto en la vida cotidiana de las y los argentinos, dado que es el fiel reflejo de las prioridades de política económica de nuestro Gobierno, previendo su financiamiento y las metas y resultados que de dichas políticas se esperan.

Los ejes estratégicos que delinean las principales asignaciones de esta Ley de Presupuesto (decidido financiamiento a la obra pública, promoción de la actividad industrial y la innovación productiva, recuperación de la inversión en educación y salud, continuidad de los planes de inclusión social activa y de igualdad y género) ponen de resalto la fuerte apuesta del gobierno nacional, en el año 2021, en términos de impulso al crecimiento económico, aseguramiento y ampliación de derechos para toda la ciudadanía y acompañamiento y apoyo a los sectores vulnerables o afectados por las consecuencias económicas y sanitarias de la pandemia.

Esta Secretaría de Hacienda destaca la labor mancomunada entre los Poderes Ejecutivo y Legislativo que hicieron posible la formulación, discusión y sanción de esta Ley de Presupuesto 2021.

  • El Secretario de Finanzas, Diego Bastourre.

Este Presupuesto 2021 recoge los frutos de la estrategia que el Gobierno Nacional se trazó desde el comienzo de su gestión para restaurar la sostenibilidad de la deuda pública. El esfuerzo realizado tanto en la normalización del mercado de deuda pública en pesos como la exitosa reestructuración de la deuda en moneda extranjera, tanto bajo ley externa como local, despejó el horizonte de vencimientos y liberó recursos para poder desplegar las políticas públicas que permitan poner de pie a la Argentina.

Para el año 2021, previo a la restructuración, los vencimientos de deuda pública en moneda extranjera ascendían a US$ 12.500 millones (US$ 6.400 millones por interés y US$ 6.100 millones por capital). Tras el canje, serán sólo de US$ 150 millones por pago de interés.

El pago de intereses netos en términos del PIB para 2021 se estima en 1,5%, la menor cifra por este concepto de los últimos años. Al asumir en diciembre de 2019, se proyectaba para 2021 una carga de 2,9%.

  • El subsecretario de Programación Macroeconómica, Fernando Morra.

El Presupuesto 2021 es un elemento central del programa macroeconómico, que hace un balance sobre dos principios: la necesidad de la recuperación de la actividad económica para iniciar el proceso de estabilización y la sostenibilidad fiscal como condición insoslayable para sostener el crecimiento en el tiempo.

El escenario sobre el que se basa el presupuesto considera una situación donde si bien las restricciones propias de la pandemia disminuyen, los efectos de la misma perduran en el tiempo. En este sentido, el presupuesto toma en consideración la situación social que se deriva de una economía que ha sufrido un importante impacto luego de dos años de recesión, fortaleciendo el gasto de capital que tiene altos impactos en la actividad y el empleo, pero también los programas sociales.

En materia de financiamiento, el presupuesto dispone recursos para apoyar la recuperación internalizando las restricciones que enfrenta el país. En primer lugar, la recuperación de la actividad y el retiro progresivo de los estímulos propios del impacto inicial de la pandemia permiten una disminución del déficit primario. En este sentido, las políticas económicas son compatibles con un proceso gradual de consolidación fiscal, compatible con una progresiva disminución del financiamiento monetario y una mayor participación del financiamiento a través del mercado de deuda local en pesos.

 

Dejá un comentario