“Rachadinha”

5 de noviembre, 2020

bolsonaro

El hijo mayor de Jair Bolsonaro, Flavio Bolsonaro, fue acusado ante la Justicia brasileña por su presunta participación en un plan de desvíos de fondos públicos durante su etapa como diputado regional en Río de Janeiro.

El Ministerio Público de ese Estado investiga una red de corrupción, denominada “rachadinha”, a través de la cual Flavio podría haber recibido parte de los salarios que correspondían al personal de gabinete entre 2007 y 2018.

La investigación comenzó cuando se detectaron extraños movimientos financieros en la cuenta bancaria de Flavio, actual senador federal, y en la de 74 de sus excolaboradores en la Asamblea Legislativa de Río. Los fiscales estiman que el hijo del presidente brasileño pudo haber “lavado” hasta 2,3 millones de reales mediante un mecanismo que consistía en contratar funcionarios “fantasmas” para el gabinete y apropiarse del 50% de sus salarios.

Quienes se encargaban principalmente de administrar este sistema eran Fabrício Queiroz (jefe de Gabinete de Flavio) y su esposa. Según organismos oficiales, Queiroz tenía ingresos mensuales oficiales de 20.000 reales,pero, por sus cuentas bancarias, transitaron más de 1,2 millones de reales.

Jair Bolsonaro, quien combate fervientemente la corrupción, no se ve afectado directamente por las denuncias. Sin embargo, la prensa local ha revelado que Queiroz depositó 72.000 reales en la cuenta bancaria de Michelle Bolsonaro, actual esposa del mandatario.

Dejá un comentario