Otro gran día en el mercado por vientos externos e internos

10 de noviembre, 2020

wall street argentina

Por Luis Varela

Todas las estimaciones siguen atadas con alambre y nadie puede decir a ciencia cierta cuántos fallecimientos tendremos por delante todavía  por el Covid y, sobre todo, qué pasará con la existencia de empresas y con la creación de empleo, en lo que puede ser una nueva realidad.

Hay, si se quiere, una desconfianza en las monedas, porque la emisión de dinero fue tan grande que el inminente desafío será ver de qué modo hacen los principales bancos centrales del mundo (Fed, BCE, BoJ y BoE) para retirar todo el dinero desparramado. Y la jugada de los inversores es salir de las tecnológicas que tomaron precios siderales, y comprar valores que hayan caído mucho, pero que tampoco se aparezcan más adelante con problemas de pago o quiebras.

Así, los grandes fondos de inversión globales parecen haber metido buena parte de sus apuestas en los contratos futuros de commodities, comprando petróleo, granos y metales. Y, por supuesto, esa decisión está haciendo mejorar algunas cotizaciones, y volar otras, y entre todo lo que está tomando niveles excelentes están los granos, uno de los pocos valores exportables que pudimos crear los argentinos en 200 años de historia.

Por esa razón, mientras ocurrían muchas otras cosas que general sorpresa (como el derrocamiento del Presidente de Perú, etcétera), el dato más importante del día vino desde la Bolsa de Chicago y desde la Bolsa de Rosario, con precios muy suculentos. En Chicago pegaron un brinco de más de 3% tanto el maíz como la soja. Y en Rosario se enarbolaron el maíz y el trigo fundamentalmente, haciendo que el promedio de los cereales argentinos suba al mayor nivel en siete años y medio, quedando a apenas 18% del récord histórico, que se operó a mediados de 2012.

Junto con eso, que determinará jugosos ingresos para el Fisco, el presidente Alberto Fernández tomó en los últimos diez días una serie de decisiones muy ortodoxas que le empezaron mejorar su imagen en el mercado. Específicamente, desde que Cristina Kirchner lo criticó por carta, pareció como que Fernández se animó a hacer lo que había que hacer, y junto con los buenos vientos externos (Biden, vacuna, granos), tenemos ahora un Gobierno más coherente.

Además de todo esto, hoy llegó la misión del FMI, que vino a Buenos Aires por segunda vez en ochenta días, y lo hizo con un objetivo muy específico: que Martín Guzmán (y Fernández) entregue una hoja de ruta para poder tener una idea más clara de qué nivel puede tener la inflación en 2021 y de qué modo se logrará que haya un saldo fiscal que permita pagar la deuda a partir de 2025, no solo con los acreedores privados, sino sobre todo con el propio Fondo.

Una de las peleas principales de Guzmán siguió enfocada en el mercado cambiario, donde volvió a tener otro round exitoso. A lo largo de todo el día las cotizaciones de los dólares libres estuvieron firmes con muy pocos negocios y en la media hora final entró una oleada de volumen integrado fundamentalmente con venta de bonos AL30, originados probablemente en la Anses o en el BCRA, y con eso ese papel terminó con una baja moderada, pero se terminaron acostando otra vez los dólares.

En el exterior, mirando en detalle las minutas de la Fed, el dólar subió 0,5% en Brasil y 0,2% contra el euro y el mexicano, pero bajó 0,1% contra el yen, 0,4% contra el chileno y cedió 0,7% contra la libra. Pero en Argentina el clima cambiario fue de gran calma, con los dólares libres pisados y los dólares oficiales continuando con la microdevaluación (crawling peg) algo superior a la inflación.

Al cierre del día, el dólar turista subió 13 centavos hasta $140,30, el oficial subió 8 centavos hasta $85,03, el blue bajó $2 hasta 149 pesos y el mayorista subió 8 centavos hasta $79,43. El BCRA pudo sumar US$ 4 millones a las reservas y ahora tiene US$ 39.322 millones. El MEP bajó 54 centavos hasta $141,44 y el contado con liquidación subió 19 centavos hasta $147,55. Y la brecha entre el dólar oficial y el blue bajó al 75% y la del CCL con el mayorista fue del 86%. Y, medidos en pesos, la libra subió 77 centavos hasta 105,18, el euro bajó 4 centavos hasta 93,73 y el real cedió 7 centavos hasta 14,66.

La tranquilidad cambiaria se logra, además, porque con la licitación de bonos en dólares del lunes Guzmán logró sacar de los vencimientos cortos un cúmulo de pesos que los fondos Pimco y Templeton tenían para presionar. Y hará una nueva licitación parecida en diciembre. Y mañana, con ese marco, el ministro se anima a hacer una nueva licitación de papeles en pesos, dos Letras y dos bonos atados al CER. En el último llamado no tuvo buena recepción, veremos qué pasa ahora con el mercado mucho más distendido.

Este cuadro encuentra a las Bolsas mundiales en positivo y con Wall Street mixto, porque está inundado de empresas tecnológicas que ahora están bajando. Por eso, ayer el Dow pudo subir apenas, pero el S&P quedó casi sin cambios y el Nasdaq volvió a retroceder con bajas considerables en algunos papeles que habían volado.

Así, mientras Wall Street estuvo mixto, las Bolsas de San Pablo y México subieron entre 1,5% y 2%. Y la verdadera estrella del día fue la Bolsa de Buenos Aires, con el mayor volumen diario de las últimas tres semanas, y con un consistente aumento en las cotizaciones. Se transaron $1.619 millones en acciones y $2.355 millones en Cedears, por lo que el índice S&P Merval logró terminar con una suba del 4,4%, con YPF y Agrometal en la cumbre, ya que el Gobierno juega buena parte de sus cartas al Plan Gas y a la minería. Y, en línea con eso, los ADR argentinos que cotizan en New York también festejaron, con YPF resucitando 15%, seguida con muy buenas subas en bancos como Macro y Francés.

De fondo, las commodities muestran claramente cuál es la música que ve el mercado. El petróleo festejó con un aumento muy consistente, llevando al Brent otra vez hasta casi US$ 44. Los metales básicos estuvieron sostenidos, no demasiado, quieren ver todavía si las industrias vuelven a demandar insumos. Como dijimos, la estrella del día fueron los granos. Y los activos refugio, como los metales preciosos y las criptomoendas abandonaron la debilidad del lunes, subieron apenas, aunque entre las criptos el panel estuvo muy selectivo, ya que el bitcoin se adelantó demasiado respecto del resto de competidoras.

 

Dejá un comentario