La mejor defensa de las PASO: usarlas

6 de noviembre, 2020

La mejor defensa de las PASO: usarlas

Distintos sectores del oficialismo se refirieron a la posibilidad de suspender las primarias del año que viene, invocando un argumento propio de este tiempo (la pandemia), otro remanido (su costo) y otro inconfesado (su inutilidad).

En principio, Juntos por el Cambio no se opuso a la iniciativa, pero sostuvo que debía ser fruto de un acuerdo. El sistema de primarias es positivo porque amplía la participación y traslada desde los aparatos partidarios a los ciudadanos la selección de los candidatos.

El problema es que no ha habido voluntad de los actores por cumplir lealmente con el espíritu de la norma. Sin esa cuota, ni la mejor ley sirve.

Pero muchas veces, si un candidato cree que va a perder la primaria, no se presenta y compite por afuera de la estructura partidaria creando un fuerza ad hoc. Los que quieren ser legisladores, más que en pensar en someterse a una competencia por el voto de los ciudadanos, apuestan a la búsqueda de acuerdos para integrar listas de consenso y entonces las primarias pasan a ser una formalidad. Y es una tendencia preocupante porque en 2019 hubo un claro retroceso con relación a 2015 en la utilización del sistema. En la medida en que el acuerdo entre dirigentes sea más valorado que el voto popular, las primarias no despegarán. Su reforma es necesaria, pero no su eliminación, porque siempre es preferible ampliar que restringir la participación popular.

Está bien que distintos sectores se abroquelan en defensa de las primarias, pero mejor sería que las usen.

Dejá un comentario