La base monetaria cayó 7% mensual en octubre, pero es 60% mayor que en 2019

6 de noviembre, 2020

miguel pesce tasas

La base monetaria cayó 7% mensual en octubre (-$ 168.000 millones), a $ 2,2 billones, aunque tuvo un crecimiento del 60% anual, aseguró un informe de la consultora LCG

“La contracción de la base monetaria registrada en octubre respondió a la absorción de pesos que implicó la venta de divisas al sector privado ($ 85.000 millones) y al sector público para el pago de deuda ($ 15.000 millones), además de la devolución de $ 126.000 M de adelantos transitorios (ATs)”, afirmó.

En total, el sector público posibilitó el retiro de pesos por $ 116.000 M en octubre, algo que no ocurría desde agosto de 2019. El efecto de la cancelación de ATs y la compra de divisas se compensó parcialmente por el giro de $ 30.000 millones por utilidades del BCRA.

El sector financiero fue expansivo en $ 36.000 millones. El BCRA absorbió vía pases ($ 266.000 millones) el desarme de Leliq por $ 227.000 millones (el BCRA exigió a bancos desprenderse del 20% del stock), pero no captó la totalidad del pago de intereses por estos pasivos durante octubre ($ 76.000 millones).

En el acumulado de 10 meses, la expansión de la base monetaria respondió únicamente a la financiación al Tesoro ($1,5 billón), que resultó parcialmente compensada por la esterilización vía pases y Leliq ($ 796.000 millones) y por el efecto contractivo que implicó la pérdida de reservas ($ 330.000 M).

Agregados monetarios

Respecto a los agregados monetarios, el circulante creció al 81% interanual promedio en octubre, en línea con los meses previos. Sin embargo, medido en términos reales, la aceleración registrada desde inicios de la pandemia acentúa la caída: en los últimos tres meses la demanda de circulante acumula una caída del 4%.

El M2 privado continuó creciendo por encima del 90% interanual promedio, por el arrastre que dejó el aumento de la demanda precautoria de pesos y por los saldos cautivos en el sistema financiero a raíz de restricciones cambiarias cada vez más duras. Pero en este caso también se observa una desaceleración respecto a los máximos previos.

“La baja monetización de la economía heredada de la gestión Cambiemos (circulante en 4% del PIB y M2 privado en 9%) ya se consumió. Hoy esos ratios se ubican en 5,6% y 14,6%, respectivamente. La demanda de dinero comienza a resentirse y el aumento de la brecha cambiaria y la aceleración de los precios en las últimas semanas pueden tomarse como el correlato de esto”, agregó LCG.

¿La nueva bola?

Los pasivos remunerados del BCRA suman un total de $ 2,6 billones, “prácticamente el equivalente a otra base monetaria en circulación”, según LCG. Esto representa un compromiso de emisión a futuro y también un impacto sobre las cuentas del BCRA vía intereses, aun cuando en la comparación anual la tasa se redujo de 83% a 37%.

En términos del PIB, ascienden a 9,8%, volviendo a niveles comparables a los que se habían alcanzado hacia mediados de 2018 cuando se comenzó a desmantelar la “bola de Lebac”.

AT y utilidades

Para la consultora, el compromiso del ministro de Economía, Martín Guzmán, de no demandar más financiamiento del BCRA en 2020 “luce un tanto vacío si se tiene en cuenta que el margen disponible estaba prácticamente agotado”. En todo caso, esto únicamente evita especulaciones acerca de que el Gobierno avanzara en una reforma de la Carta Orgánica del BCRA, como la de 2010.

“La necesidades de financiamiento del Tesoro para los últimos dos meses del año siguen siendo abultadas: $600.000 millones de déficit financiero, asumiendo que se rollea la totalidad del capital ($ 690.000 millones, aproximadamente). Sin acceso a giros por ATs del BCRA, la posibilidad de cubrirlas exclusivamente con financiamiento del mercado local seguramente demandará más colocaciones de deuda indexada (a CER o tipo de cambio) o exigirá tasas más altas que el 37% cerrado en la licitación de esta semana. Caso contrario, habrá que recurrir a giro de utilidades que podría contradecir el rumbo que intenta señalar el ministro Guzmán”, concluyó LCG.

Dejá un comentario