Kulfas anticipa “muchos anuncios de inversión en las próximas semanas”

3 de noviembre, 2020

Kulfas anticipa “muchos anuncios de inversión en las próximas semanas”

“En las últimas semanas se instaló en la agenda pública la idea de que Argentina estaría sufriendo un supuesto ‘éxodo’ de empresas, producto de las políticas antiinversión supuestamente vigentes en el país”, dice un documento del Ministerio de Desarrollo Productivo al que accedió El Economista. El documento busca, precisamente, contrarrestar, con números y explicaciones, esa visión.

Sin negar la realidad, como pedía Juan D. Perón, porque, efectivamente, hay empresas que dejarán de hacer negocios en el país. En ese lote figuran “varias aerolíneas completamente afectadas por el impacto de la pandemia en el sector, tales como LAN Argentina −que venía en declive por la recesión local de los últimos años−, Air New Zealand, Qatar Airways o Emirates”.

Otras compañías “anunciaron la búsqueda de un socio local, como Falabella” mientras que otras abandonan su operatoria en Latinoamérica y/o pasaron a manos de otra empresa, como Glovo y la fuegüina Brightstar. “En el caso de Glovo, la firma pasó a manos de PedidosYa y en el caso de la distribuidora de celulares Brightstar, los activos pasaron a manos del grupo local Mirgor”, dice el documento del ministerio que lidera Matías Kulfas y agrega que Brightstar revisó su portafolio, decidiendo especializarse en servicios en desmedro de la manufactura, y también transfirió la operación de Brasil, al igual que negocios de Asia, Medio Oriente y de otros países latinoamericanos. Incluso hubo otro grupo de empresas que “jamás anunciaron nada, pero se crearon noticias falsas sobre su posible partida”, como Starbucks o Burger King.

“También se ha dicho que empresas como la alemana BASF o la francesa Saint-Gobain abandonan la Argentina, lo cual es falso. En el caso de BASF, la empresa decidió mudar un segmento (fabricación de pintura) a Brasil, para especializarse en líneas que hoy tiene en el país como químicos, materiales, soluciones industriales, tecnologías de superficie, nutrición y cuidado y soluciones agrícolas. Bajo ningún punto de vista la empresa se está retirando del mercado argentino. En efecto, BASF invirtió 1,87 millones de euros en 2020, lo que representa un alza del 15% respecto a lo invertido en 2019 en el país. En el caso de Saint-Gobain, la firma decidió relocalizar en Brasil la producción de parabrisas de la planta de Campana, para especializarse en la producción local de yeso. Lejos de irse del país, la multinacional tiene un plan de inversiones para 2021 por US$ 8,2 millones para expandir en Argentina la producción de yeso tanto para la exportación como para el mercado interno”, agrega el documento, que sugiere que hay más “fake news” que éxodo de empresas.

El informe también señala todas las empresas citadas (con la excepción de Glovo) tuvieron una afectación muy importante en su facturación producto de la pandemia y en todos los casos el Estado pagó parte de los salarios de las empresas por medio del programa ATP cuando estas lo solicitaron.

“Una mirada más profunda y rigurosa muestra que sí hubo éxodo de empresas en Argentina −sea por retiro o por cierre− durante el período 2015-2019, cuando, producto de equivocadas políticas macroeconómicas y nulas políticas productivas, el país sufrió tres años de recesión sin que mediara pandemia alguna. Entre 2015 y 2019 lamentablemente cerraron o se fueron empresas de todos los tamaños: pequeñas, medianas y grandes. En total, y de acuerdo a datos de AFIP, son más de 25.000 las empresas que dejaron de existir en Argentina entre diciembre de 2015 y diciembre de 2019. No se veía tamaña destrucción empresarial desde la crisis de 2001-2002. Este proceso de destrucción del tejido productivo se produjo en simultáneo con un insostenible incremento de la deuda externa, que terminó por volverse impagable en 2019. El gobierno actual reestructuró con éxito la mencionada deuda, regenerando condiciones para la inversión futura”, sentencia el documento, que luego resume una larga lista de anuncios de inversión presentados en los últimos tiempos. Son 35 y corresponden a diversos sectores.

Asimismo, el informe documenta que la economía ha comenzado a pegar la vuelta. “Entre abril (que fue el peor momento de la pandemia) y agosto-octubre, hemos visto un cambio rotundo en las demandas empresariales que nos llegan todos los días. Mientras que hace unos meses la gran mayoría de las preocupaciones del sector productivo estaban ligadas a la ayuda para el pago de salarios por la vía del programa ATP, hoy la agenda está mucho más relacionada con la necesidad de créditos para capital de trabajo y para la inversión. Desde la gestión, tenemos el compromiso total con la inversión, la producción y el trabajo, que son la única forma que tenemos para poner a la Argentina en marcha y sacarla adelante después de tiempos tan difíciles. El programa ATP continuará hasta fin de año, tanto vía la modalidad de pago de salarios para sectores críticos (como turismo, gastronomía, cultura o esparcimiento, entre otros) como vía créditos subsidiados con garantía estatal y reconvertibles en aportes no reembolsables en sectores en recuperación (como industria, comercio, construcción o diversos servicios)”, dicen y destacan la batería de medidas de financiamiento, varias de ellas con tasas bastante bajas, lanzadas. En declaraciones radiales, Kulfas agregó que los habrá varios anuncios de inversión en las próximas semanas.

“Lo ocurrido en los últimos años confirma que un rasgo fundamental para que Argentina sea atractiva en materia de inversiones es que haya demanda, tanto local como externa. No basta con profetizar ‘lluvias de inversiones’: sin mercado (interno y externo), no hay inversión posible. Por eso es tan importante que nuestra economía vuelva a crecer, y lo haga sostenidamente, para que las empresas puedan multiplicar sus negocios y su rentabilidad en Argentina”, concluye.

 

 

Dejá un comentario