El Gobierno se empieza a entender con los mercados

9 de noviembre, 2020

guzman plan

Con demora, tras varios pasos en falso y sin certeza sobre su duración, el Gobierno navega aguas más calmas por estos días. “En Argentina, después de semanas muy difíciles, parece que de a poco va encontrando cierta calma. La crisis Covid empieza a ceder en el interior del país mientras en la región del AMBA luce controlada y el Gobierno da un paso en levantar la ASPO. Además, los datos de actividad publicados la semana pasada dan cuenta que siguió mejorando en los meses de septiembre y octubre. También el empleo empieza a dar señales que está más estabilizado. Por si fuera poco, fue la segunda semana consecutiva que baja el dólar libre (CCL y blue), luego de tocar el máximo en 30 años el pasado 22 de octubre. Así, el Gobierno, después de meses sin control, muestra mejoras en la crisis Covid, la actividad, el dólar libre y de a poco el BCRA vuelve a comprar reservas”, resume Fernando Marull desde FMyA. La estabilización, aunque frágil, fue costosa y no será permanente si el Gobierno se duerme en los laureles, modestos por cierto.

“Con un cambio en el clima internacional y dos semanas de calma financiera, el Gobierno debería aprovechar el momentum para ordenar un poco el barco. Un acuerdo con el FMI y más señales de orden fiscal son bienvenidas. No podrá dejarse estar. El BCRA seguirá presionado porque el dólar oficial sigue atrasado (aunque el BCRA piensa que este en equilibrio), la autoridad monetaria no tiene reservas, el desempleo y la pobreza siguen altos y las demandas sociales y fiscales no cesarán”, continúa Marull.

El Gobierno compró tiempo y eso siempre es valioso en las crisis, pero deberá hacer algo más si quiere evitar nuevos episodios de estrés financiero que impacten en la incipiente recuperación, tanto de la economía como de las reservas del BCRA. Otra novedad positiva de estos tiempos es que el Gobierno y los mercados se empiezan a entender. Tras varias medidas que generaron efectos opuestos a los buscados y diálogos de oídos sordos, unos y otros parecen haberse puesto de acuerdo en el lenguaje.

“Para cantar victoria en el corto plazo falta superar la fuerte emisión de pesos que habrá en diciembre, que pegará de lleno en enero y febrero, y, fundamentalmente, que el BCRA logre revertir estructuralmente la caída de reservas”, resume Marull.

La capacidad del Gobierno para enfrentar esos desafíos determinará la fisonomía económico del verano y, más adelante, la posibilidad de que el Frente de Todos llegue a las elecciones legislativas de 2021 unido y con la crisis detrás. Falta demasiado…

Dejá un comentario