Los desafíos económicos de Biden y su principal candidata para el Tesoro

9 de noviembre, 2020

Los desafíos económicos de Biden y su principal candidata para el Tesoro

Lael Brainard, que integra el directorio de la Reserva Federal y que fue funcionaria del Gobierno de Barack Obama, y también lo hubiese sido de uno de Hillary Clinton, es la principal candidata para ocupar la Secretaría del Tesoro en el Gobierno de Joe Biden.

Brainard está totalmente identificada con la nueva estrategia de la Fed que determina que ya no habrá subas preventivas de la tasa de interés sino que esperará datos concretos sobre la tasa de inflación y el empleo antes de actuar. Por otra parte, la Fed dejó en claro que no tiene previsto subir las tasas durante los próximos tres años.

Brainard es partidaria de las políticas de estímulo para recuperar el nivel de actividad y considera que la política fiscal debe hacer un esfuerzo mayor para que toda la responsabilidad no recaiga en la monetaria.  La designación de Brainard aseguraría un nivel de mucha coordinación entre el Tesoro y la Fed más allá de la autonomía que tiene la autoridad monetaria. Por otra parte, se descuenta que Biden no tendrá una relación conflictiva como la que tuvo Donald Trump con Jerome Powell  al que cuestionó reiteradamente por su demora en bajar la tasa.

Powell tiene mandato hasta febrero de 2022 y es un funcionario clave porque define el nivel de las tasas y consecuentemente, en buena medida, el del dólar y por lo tanto de las commodities que son clave para el resto de los países.  

Más allá de que Powell y Brainard compartan la idea de que el Congreso debe poner en marcha más medidas de estímulo, el eco que encuentren estará condicionado a la composición que finalmente tenga el Senado. Si los republicanos mantienen la mayoría en el Senado, lograr que se aprueben esas iniciativas no será sencillo y harán falta lograr acuerdos. En uno de los pocos temas en lo que un Presidente puede avanzar sin acuerdo del Congreso es el de los aranceles que Trump le impuso a las importaciones de muchos países. En varios de ellos, hay un optimismo renovado sobre la posibilidad de volver a ingresar al mercado estadounidense con sus productos. Pero no será sencillo porque hay muchos sectores internos que podrán verse afectados y procurarán frenar cualquier intento aperturista de Biden.   

Los desafíos económicos que enfrentará Biden no son menores. La actividad se seguirá recuperando luego del derrumbe de la actividad registrado en el segundo trimestre y volvería a los niveles pre pandemia a fines de 2021 o comienzos de 2022. Pero volver a las tasas de desempleo previas a la pandemia llevará mucho tiempo y no se lograría hasta, por lo menos, fines de 2023. Los antecedentes muestran que cada vez se tarda más tiempo para recuperar las condiciones del mercado laboral vigentes antes de una crisis.                 

De todas maneras, Biden contará con la ventaja de poder mostrar una buena tasa de crecimiento en el primer año de su mandato.

 

Dejá un comentario