El desarrollo de China, la oportunidad del mundo

13 de noviembre, 2020

china

Por Zou Xiaoli  Embajador de la República Popular China en Argentina

Unas semanas atrás, la Quinta Sesión Plenaria del XIX Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) definió el XIV Plan Quinquenal de Desarrollo Económico y Social (2021-2025) y los objetivos a largo plazo para 2035, esbozando el futuro desarrollo de China.

Gracias a los logros del XIII Plan Quinquenal, China alcanzará en 2020 un PIB previsto superior a los 100 millones de millones de yuanes, la salida de 55,75 millones de habitantes rurales de la pobreza, la cobertura del seguro básico de salud y vejez a más de 1.300 M y cerca de 1.000 M de habitantes, respectivamente. Además, pese a la crisis de la pandemia, China alcanzó un crecimiento interanual del 0,7% del PIB en los primeros tres trimestres y una expansión interanual del 4,9% en el tercer trimestre.

De esta manera, China hará realidad el objetivo del Primer Centenario de la fundación del PCCH: la construcción de una sociedad modestamente acomodada. Con el XIV Plan Quinquenal, China emprenderá el camino hacia el objetivo del Segundo Centenario, que es la modernización socialista integral, basada en el desarrollo de alta calidad y la implementación de conceptos como la innovación, la ecología, la apertura y el beneficio para todos.

Este nuevo paradigma implicará una mayor circulación doméstica e internacional de insumos, bienes, servicios y recursos, lo que no sólo constituye una necesidad de China, sino que también beneficiará a los pueblos de distintas latitudes. China se abrirá más al exterior: ampliará sus importaciones y exportaciones, la utilización del capital externo y las inversiones en el ultramar, con vistas a construir un sistema de mercado más equitativo y más abierto.

Pese a la crisis sanitaria, China convocó la III Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE) con la presencia inédita de 180 países, regiones y organizaciones internacionales que expusieron 411 nuevos productos, tecnologías y servicios, que alcanzaron transacciones por US$ 72.620 millones, cifra que aumentó 2,1% en comparación de CIIE anterior.

Nos honra la participación de casi 40 compañías argentinas con sus productos estrella como la carne vacuna, el vino tinto y los porotos de soja. Como dijo el ministro Matías Kulfas, el aumento de la demanda china genera oportunidades para el desarrollo industrial y las exportaciones argentinas. Así, China y Argentina deben estrechar su cooperación en beneficio mutuo. Además del comercio agroindustrial y la construcción de infraestructura, debemos potenciar la cooperación en áreas como la I+D en ciencia y tecnología, la sanidad, la educación, la cultura, el turismo y los contactos entre regiones. Es preciso también explorar las posibilidades para implementar las operaciones en yuanes, a fin de facilitar el comercio, las inversiones y el apoyo financiero. También es necesario articular la cooperación bilateral con la agenda de China y el Mercosur y América Latina y el Caribe, con miras a poner la colaboración regional en el marco más amplio de la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Frente a los desafíos causados por el Covid-19, el unilateralismo, el proteccionismo, el hegemonismo y otros factores de inestabilidad e incertidumbre, China siempre enarbola las banderas de la paz, la unidad y la cooperación para construir un futuro compartido para toda la humanidad.

Dejá un comentario