Biden eligió a Blinken para el Departamento de Estado y a Yellen para el Tesoro

24 de noviembre, 2020

Biden eligió a Blinken para el Departamento de Estado y a Yellen para el Tesoro

Joe Biden designará a Janet Yellen como secretaria del Tesoro. Yellen fue presidenta de la Reserva Federal entre febrero de 2014 y febrero de 2018. Fue propuesta por Barack Obama y como su desempeño fue tan valorado, hasta se especuló con la posibilidad de que Donald Trump la propusiese para otro período.

Yellen: perfil moderado y demócrata

Es una economista moderada, claramente identificada con el Partido Demócrata y que en los últimos tiempos insistió mucho en que debía haber más medidas de estímulo económico para acelerar la salida de la crisis. Durante el mandato de Yellen, Jerome Powell, actual chairman, integró la Fed y acompañó la estrategia vigente en ese momento. Eso asegura que habrá una buena comunicación entre los dos funcionarios más relevantes para la economía. De ser confirmada por el Senado, Yellen sería la primera mujer en ocupar ese cargo en la historia del país.

Blinken: para volver al mundo

Biden también eligió a Antony Blinken, que fue su asesor en política exterior durante muchos años, como secretario de Estado. Esa designación sería un mensaje contundente sobre la  orientación que tendrá el Gobierno. Blinken fue subsecretario en el Gobierno de Obama y es un defensor de los acuerdos  de cooperación globales.

Biden tiene previsto que Estados Unidos vuelva al Acuerdo de París sobre cambio climático y detener el proceso de apartamiento de la OMS.

Blinken fue siempre un crítico de la estrategia de Trump de “America First” porque entendía que llevaba a un aislamiento del país y a dejar espacios vacíos para que los ocupen otros países.

Los expertos sostienen que se buscarán acuerdos con muchos países y esa será su manera de confrontar con China.

Su designación será muy bien recibida en los países europeos, aliados históricos de Estados Unidos, que tuvieron una relación muy conflictiva con Trump. Blinken vivió muchos años en París y tiene el perfil ideal para restaurar un vínculo transatlántico dañado.