Biden avanza mientras que Trump resiste

10 de noviembre, 2020

Biden avanza mientras que Trump resiste

Mientras Donald Trump sigue sin aceptar que perdió las elecciones y exacerba irresponsablemente la tensión política con denuncias de fraude, continúan los análisis de los resultados y las consecuencias que tendrán en el funcionamiento del próximo gobierno.

A Joe Biden le fue mejor que a los demócratas, en un país que sigue políticamente muy polarizado. Recuperó tres estados industriales, Michigan, Wisconsin y Pennsylvania, tradicionalmente demócratas, pero en los que Trump le ganó a Hillary Clinton en 2016.

Cuatro años atrás, Trump obtuvo una diferencia en la suma de esos tres estados de sólo 77.000 votos y Biden se impuso ahora por 125.000 votos, que sigue siendo un resultado ajustado que en Wisconsin y Pennsylvania siquiera llega a un punto porcentual.

Por otra parte, Biden ganó en Arizona, y por una mínima diferencia en Georgia, dos bastiones republicanos. Sólo cinco estados cambiaron de manos y todos lo hicieron a favor de Biden lo que da cuenta de la estabilidad de las tendencias electorales en el plano territorial.

En cuanto a la sumatoria de votos en todo el país, hubo un cambio mayor. Hillary le ganó a Trump por dos puntos mientras que Biden lo haría al menos por 4 cuando se hayan contado todos los votos. Los casi 5 millones de votos de ventaja que lleva en este momento, equivalen a la diferencia que obtuvo en un solo estado: California.

Pero el éxito de Biden no alcanzó a otros candidatos demócratas porque no se produjo la “ola azul” que muchos esperaban en repudio a Trump. Todos los analistas, con las encuestas en la mano, sostenían que los demócratas sumarían entre 10 y 15 bancas en la Cámara de Representantes a las 232 que tenían antes de las elecciones mientras que los republicanos contaban con 197. Pero ocurrió todo lo contrario; los demócratas perdieron 10, los republicanos sumaron 8 y hay otras 8 que todavía no tienen un resultado definido.

En el caso del Senado también se barajaba la posibilidad de que los demócratas pasasen a tener la mayoría, y si bien faltan definir, entre otras, dos bancas en Georgia, los analistas creen ahora que los republicanos seguirán controlando la cámara. De ser así, Biden deberá lograr acuerdos con los republicanos para que sus iniciativas avancen en el Congreso y volverá a haber lo que se conoce como gobierno dividido.

Los números indican que no hubo un realineamiento importante en estas elecciones y que las preferencias se mantuvieron. Biden prevaleció en las grandes ciudades y sus suburbios y obtuvo grandes diferencias entre las mujeres, los jóvenes y los afroamericanos. Trump volvió a contar con el apoyo de las zonas rurales y las ciudades más chicas, y si bien redujo su dominio en el segmento de hombres blancos, mejoró su desempeño entre los latinos.

El país sigue polarizado igual que antes del 3 de noviembre con identidades políticas muy marcadas y las denuncias de Trump, sin ninguna prueba, sobre irregularidades en las elecciones siguen incentivando las divisiones.

Dejá un comentario