Arroyo monitorea la situación social con sus pares provinciales

18 de noviembre, 2020

Arroyo Daniel

El precio de los productos que integran la Canasta Básica Alimentaria (CBA) registró en octubre un fuerte incremento de 6,6% mensual. Así, un grupo familiar compuesto por dos adultos y dos menores necesita percibir ingresos por $ 20.710,20 para no caer en situación de indigencia, informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El Indec dio cuenta que el costo de la Canasta Básica Total (CBT), que además de alimentos reúne indumentaria y transporte, se incrementó 5,7% en octubre: así, el mismo grupo familiar necesitó contar con ingresos por $ 49.911,60 para no caer debajo de la línea de la pobreza.

En los primeros diez meses de 2020, la Canasta Básica Total acumuló un aumentó de 28,1% mientras que la Canasta Básica Alimentaria subió 32,9%.

La diferencia entre ambas se debe esencialmente a que las tarifas de los servicios públicos y el transporte se encuentran en la CBT y están congelados desde principios de año, mientras que en la Canasta Alimentaria el rubro alimentario es preponderante y fue uno de los que más subió en los últimos meses.

En los últimos doce meses, el costo de la CBA avanzó 45,8% y la CBT, 40%, precisó el Indec.

La canasta básica alimentaria (CBA) responde a los requerimientos normativos kilocalóricos y proteicos imprescindibles para un determinado grupo familiar, compuesto entre otros productos por pan, arroz, fideos, papa, azúcar, legumbres secas, carne, menudencias, fiambres, aceite, huevo y leche, entre otros.

En tanto, para determinar la canasta básica total (CBT) se utiliza como base la canasta familiar y se le suma los precios de bienes y servicios no alimentarios.

En octubre, en base a la evolución del IPC, la división alimentos y bebidas no alcohólicas registró un incremento de 4,8%, un punto porcentual por encima del promedio general del mes, que fue de 3,8%.

Las subas más destacadas se dieron en general en los productos que integran la canasta básica total, como verduras, tubérculos y legumbres; frutas y aceites, grasas y manteca.

En octubre, los precios de los fiambres subieron hasta 13%, determinadas frutas por encima del 20%, el tomate redondo se incrementó 50% por cuestiones estacionales, el agua sin gas alrededor de 11% y la carne picada 2,5%, entre los productos que explicaron el incremento de la canasta básica alimentaria.

Número preocupante

La dinámica es preocupante. En un contexto de pobreza elevada y grandes dificultades para sostener los ingresos familiares (más aún para incrementarlos), el hecho de que se “escapen” los precios de los ítems más básicos preocupa al Gobierno. Además, no habrá IFE 4 y se avecina un mes tradicionalmente complicado del calendario local, como es diciembre.

Consciente de eso, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, reveló que el Gobierno evalúa “otorgar bonos de fin de año para sectores que la han pasado mal” durante la pandemia. En los últimos días, agregó que se duplicará el monto de la Tarjeta Aliment.Ar. “Quienes cobran $ 4.000 de tarjeta alimentaria cobrarán a fin de año $ 8.000, mientras que los que cobran $ 6.000 cobrarán 12.000”, dijo.

Como parte del “pack diciembre”, Arroyo anunció el Plan Potenciar Inclusión Joven, “que busca generar mecanismos comunitarios para el acompañamiento a jóvenes de entre 18 y 29 años en situación de vulnerabilidad, propiciando su acceso a recursos que garanticen sus derechos”. Además, se potenciará Potenciar Trabajo, lanzado en mayo pasado.

Ayer, Arroyo reconoció que la situación social es “crítica”, aunque “algo va mejorando la situación”. Sobre el famoso mes de diciembre, dijo: “Siempre es un mes complicado y en general este fue un año difícil. No hay condiciones para un conflicto social, no hay ánimo social para eso. Sí hay mucha angustia, gente que la pasa mal, que perdió ingresos”.

El ministro se reunió, también ayer, con sus pares provinciales para conocer de primera mano las realidades distritales y dijo que el enfoque de las políticas sociales de 2021 serán la inclusión laboral y productiva. Con la pandemia, el presupuesto del ministerio se volcó fundamentalmente a garantizar la seguridad alimentaria. En 2021, apuntamos a que 50% esté volcado a los programas de inclusión laboral y productiva”, explicó el ministro durante la jornada del Consejo Federal de Desarrollo Social (COFEDESO).

Asimismo, en los últimos días Anses ratificó el plus de fin de año a través de a AUH, que será de $6.000 por hijo, aproximadamente, e impactaría en 2,3 millones de familias. El trámite para recibirlo, que incluye los certificados de escolaridad y controles de salud, será más fácil. “El Estado debe garantizar los derechos, no esperar que los ciudadanos y ciudadanas vengan a buscarlos”, dijo la titular de Anses, Fernanda Raverta.

Dejá un comentario