Aborto: las abstenciones serán la clave en el Senado

11 de noviembre, 2020

Aborto: las abstenciones serán la clave en el Senado

Por Pablo Varela

El anuncio realizado por Vilma Ibarra sobre el envío de la ley sobre interrupción voluntaria del embarazo al Congreso antes que finalice noviembre, tomó por sorpresa, incluso, a algunos funcionarios de la propia Casa Rosada. Vilma Ibarra, de la estrecha confianza de Alberto Fernández obtuvo su visto bueno del mandatario para anunciar un envío inminente ante una creciente presión interna.

Con la turbulencia cambiaria despejada, el Gabinete más activo y el establecimiento del Dispo en el AMBA, el Gobierno vuelve a poner en agenda una de las promesas de campaña consciente de que el año próximo será electoral y por ende la obtención de votos para aprobar la iniciativa, más dificultosa. Al igual que en 2018, la clave estará en los votos del Senado si bien algunas voces señalan que la composición de la Cámara Alta es distinta y ponen como ejemplo a los tres senadores que representan a la CABA, que son “pañuelos verdes”.

En Casa Rosada hacen cuentas y entienden que en Diputados los votos para la media sanción estarán (sin sobrar demasiado), sin embargo, estipula que en Senado habrá cinco bancas que serán claves para la definición. “Tienen que subir las abstenciones para que bajen los negativos”, razonaron en un despacho de la Casa de Gobierno ante El Economista y ese es el objetivo sobre el que trabajan en el oficialismo. Las claves podrían estar en los representantes de provincias como San Juan, Entre Ríos o Santa Fe.

La vicepresidenta Cristina Kirchner que ha cambiado su parecer respecto de la legalización el aborto en el último tiempo no se ha manifestado públicamente sobre del proyecto que enviará el Ejecutivo, y solo deberá votar en caso de que haya empate, en cuyo caso lo haría en sentido positivo. “Justo ella no va a hacer la ‘gran Cobos’”, ironizan.

En el Congreso estipulan que la cargada agenda en extraordinarias no dará prácticamente respiro a los legisladores durante el verano, y se espera un breve receso entre las Fiestas y la primera semana de enero.

El proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo llegará además acompañado de otra iniciativa, llamada Plan de los 1.000 días y que tiene como objetivo otorgar asistencia en distintos sentidos a las madres gestantes que quieran continuar con el embarazo. Un proyecto que fue conversado con sectores de la Iglesia por el propio Presidente meses atrás, incluso antes de la pandemia, dado que fue anunciado el 1º de marzo ante la Asamblea Legislativa.

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, recibió la semana pasada a agrupaciones “pañuelos verdes” y “pañuelos celestes”, en un gesto que buscó garantizar la ecuanimidad en el debate.

Con la presentación del proyecto todavía pendiente no hay precisiones sobre cuáles serán las comisiones que lleven adelante el debate aunque todo hace suponer que se mantendrá n esquema similar al de 2018 en el que las comisiones de Legislación General, y Salud, tuvieron un rol preponderante.

Dejá un comentario