“America is back”, dice Biden y suma a John Kerry como embajador climático

25 de noviembre, 2020

"America is back", dice Biden y suma a John Kerry como embajador climático

Las primeras designaciones de Joe Biden para integrar su gobierno dan la pauta de los cambios políticos que se vienen en Estados Unidos y que tendrán repercusión global. Y también muestran un claro perfil en todos los propuestos: alta formación académica y experiencia en la administración pública. Nada de funcionarios que se pierdan en Washington.

La postulación de Janet Yellen como secretaria del Tesoro fue bien recibida tanto en Washington como en Wall Street, porque se valora su trayectoria y su experiencia al frente de la Reserva Federal entre 2014 y 2018. Claro que las condiciones en aquel momento, cuando la economía ya había dejado atrás la recesión de 2008-2009, eran muy diferentes a las actuales.

Este año, como consecuencia de las restricciones a las que obligó la pandemia, la actividad tuvo un fuerte rebote en el tercer trimestre luego del derrumbe ocurrido en el segundo, pero ahora se observa una desaceleración que se prolongaría en el primer cuarto de 2021. También es posible que Biden ponga restricciones más severas a la movilidad, o que los propios estaadounidenses se cuiden, dado el peligroso avance del virus en el país que ya es, por lejos, el más afectado de todo el planeta.

En ese contexto, Yellen es partidaria de sostener las medidas de estímulo económico para acelerar la reactivación y evitar así que la salida de la crisis sea  demasiado lenta y demore la recuperación del empleo

La postulación de Yellen es una buena noticia para Argentina porque seguramente ayudará en las negociaciones con el FMI en donde la opinión de Estados Unidos es decisiva.

Yellen tampoco es una obsesiva del dólar fuerte. Durante la segunda parte de su mandato en la Fed, la moneda estadounidense se debilitó frente a las demás. De repetirse la historia, sería una buena noticia para países, como Argentina, que son exportadores de  materias primas cuyas cotizaciones se mueven en dirección inversa a la del dólar.

También el nombramiento de Antony Blinken para la Secretaría de Estado es un dato positivo por cuanto va a darles un nuevo impulso a los organismos multilaterales lo que siempre es una buena noticia para países como Argentina que ganan más en esas instancias que en las negociaciones bilaterales entre países en las cuales la perjudica su menor fuerza relativa. Blinkin fue un crítico de la estrategia de “America First” de Donald Trump porque sostenía que aislaba al país y dejaba lugares vacíos que ocupaban otros.

Estados Unidos volverá ahora a formar parte del Acuerdo de París sobre cambio climático (Biden cree que es un problema real, a diferencia de los republicanos) y la designación de una persona con la trayectoria de John Kerry para hacerse cargo del tema es una demostración de la importancia que le otorga. También se dejará sin efecto la decisión de apartarse de la OMS.

Ayer, Biden y Trump se cruzaron tuits por elevación: mientras el demócrata decía “America is back“, el republicano insistía con su taquillero “America first”.

Pero la disputa con China seguirá presente y es probable que se amplíe incluyendo, junto a la agenda comercial, cuestiones de naturaleza política porque Biden quiere aparecer tomando distancia de los regímenes no democráticos con muchos de los cuales Trump mantuvo vínculos estrechos. Un escenario de confrontación creciente entre Estados Unidos y China no sería el más favorable para países cuyo interés es mantener buenas relaciones con ambos y no verse obligados a elegir entre “ellos o nosotros”.

Además de Blinken y Kerry, Biden sumó a Jake Sullivan como asesor de Seguridad Nacional, a Linda Thomas-Greenfield como embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas y a Alejandro Mayorkas como secretario de Seguridad Nacional.

En declaraciones desde Delaware, Biden dijo que algo que lo sorprendió en sus conversaciones con líderes mundiales es “lo mucho que esperan que Estados Unidos reafirme su papel histórico como líder mundial en el Pacífico, así como en el Atlántico, en todo el mundo”.