Tras ocho meses de vuelos suspendidos, empleados de las low cost volvieron a protestar

1 de octubre, 2020

protesta

Trabajadores de las aerolíneas low cost FlyBondi y Jet Smart volvieron a la calle este jueves, en reclamo por la habilitación de los vuelos de cabotaje y la habilitación total durante las 24 horas del Aeropuerto de El Palomar.

Los empleados se concentran frente al Ministerio de Transporte y la Casa Rosada en el centro porteño pero también en otros puntos del país como el Patio Olmos, en Córdoba.

La protesta tendrá réplicas en todo el país reclamando que “se respete la fecha de inicio de las operaciones” por parte del Gobierno nacional, anunciada para este mes.

La terminal aérea de El Palomar, al oeste del Gran Buenos Aires, es la principal base de las aerolíneas low cost que se mantienen en Argentina. Los empleados aseguran que es imposible el normal retorno a las funciones si se mantiene una restricción horaria de 22 a 7.

“Vamos a reclamar por nuestro trabajo el día que el Gobierno anuncio que volverían los vuelos. Y vamos por las más de 10.000 fuentes de trabajo que están en riesgo si las low cost dejan de operar en Argentina”, afirmaron.

Esta semana, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) volvió a pedir al Gobierno argentino que reactive cuanto antes los vuelos comerciales, ya que es el único país que lleva casi ocho meses con sus vuelos comerciales regulares –locales e internacionales– suspendidos, algo que no es viable para ninguna economía.

“La Argentina lleva ocho meses con vuelos suspendidos. Es el período más largo en todo el mundo. Las aerolíneas necesitan certezas y les pedimos a las autoridades de la Argentina que sigan el ejemplo de otros países de la región, que ya reanudaron las operaciones”, destacó Peter Cerdá, vicepresidente regional de IATA para América, en una videoconferencia con periodistas de la región.

Dejá un comentario