El Gobierno busca impulsar la construcción a través de incentivos fiscales y créditos hipotecarios

21 de octubre, 2020

Empleo, construcción

Esta tarde el ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció que el Gobierno envió al Congreso de la Nación dos proyectos de Ley con eje en la industria de la construcción. La primera iniciativa contempla incentivos tributarios, mientras que la otra se enfoca en el sistema de cobertura y promoción del crédito hipotecario. 

“La construcción es un motor potente para dinamizar la economía y generar puestos de trabajo, con impacto transversal en diversas cadenas productivas”, aseguró el ministro a través de su cuenta de Twitter, donde detalló los proyectos presentados. 

A su vez, Guzmán agregó: “Estos proyectos son fruto del diálogo entre el Gobierno nacional, el sector privado, los sindicatos, legisladoras y legisladores. Agradeceremos el acompañamiento del Congreso de la Nación en estas iniciativas que contribuirán a una economía más pujante”.

Incentivos tributarios para la construcción 

Guzmán explicó que el proyecto de ley apunta a “movilizar ahorros hacia actividades de construcción”, promover el rol del mercado de capitales para aplicar ahorro privado al financiamiento de la construcción y canalizar el financiamiento para inversiones que movilicen la actividad económica.

Para quienes “canalicen sus ahorros en inversiones destinadas a la construcción”, el Gobierno los eximirá del pago de impuestos sobre Bienes Personales durante dos años y obtendrán crédito fiscal igual al 1% del desembolso. 

Asimismo, el Ejecutivo propone un diferimiento y ajuste al Impuesto a las Ganancias e Impuesto sobre Transferencia de Inmuebles, adecuando el monto imponible a su evolución en términos reales y alineando el momento del pago al momento de percibir los ingresos por la inversión. 

Por último, a quienes declaren voluntariamente activos en moneda nacional o extranjera y los destinen a obras nuevas en el marco de la ley, se les cobrará un único impuesto (con alícuota creciente en el tiempo) y se les otorga un “bloqueo fiscal” respecto a lo que pudiera corresponder por esos fondos, así como beneficios en acciones judiciales y administrativas.

Sistema de cobertura y promoción del crédito hipotecario 

“El segundo proyecto de ley busca atender el déficit habitacional, facilitando el acceso al crédito hipotecario y protegiendo a los propietarios e inversores ante descalces entre salarios e inflación”, explicó el ministro de Economía. 

Para ello, el Gobierno propuso crear una Sociedad Hipotecaria administradora, generar nuevos créditos hipotecarios sustentables, promover el acceso al crédito bancario y fomentar la complementariedad con el mercado de capitales. 

Desde la cartera resaltaron que la creación de la Sociedad Hipotecaria Argentina S.A “no compromete recursos corrientes del TN ni del BCRA” y sus acciones centrales serían la administración del Fondo Fiduciario de Cobertura y Promoción (FFCP) para cubrir desfasajes de cuotas y operar en el mercado de VRDs u otros instrumentos relacionados, para dar liquidez al mercado de capitales.

También tendría que otorgar garantías para impulsar el financiamiento bancario, permitiendo reducir el costo del financiamiento, estableciendo condicionamientos de distinto orden: territorial, valor, tipología, entre otros; y otorgar garantías para impulsar las inversiones financieras en VRD de Fideicomisos, permitiendo reducir el costo de financiamiento que se traslada a las familias.

Por otra parte, el Fondo Fiduciario de Cobertura y Promoción sería solventado por una porción de la cuota del crédito hipotecario, aportes de las entidades, la misma rentabilidad que obtenga del fondo y un aporte inicial del Tesoro Nacional. Su función consistiría en intercambiar flujos ajustados en base al CVS (preferidos por los deudores) con flujos ajustados en base al CER / ICC (preferidos por los bancos e inversores). 

Por último, el Gobierno busca lanzar nuevos créditos hipotecarios cubierto en Unidades actualizadas CER y ICC para el acreedor y en base al CVS para el deudor (instrumentados por BCRA).

En principio, habría cuatro líneas: para la construcción sobre terreno propio o a adquirir; la adquisición o cambio de vivienda por una a estrenar, solo en caso de primera escritura; la refacción, ampliación o terminación de vivienda; y la adquisición cambio de casa única de ocupación permanente. 

A ellas, se le suman acciones complementarias, como el impulso de líneas de crédito con garantías tipo B, las cuales “permite impulsar proyectos sin título perfecto”; una educación financiera que le permitirá al deudor comprender el mecanismo de ajuste y cuantificar los riesgos asociados; y el fomento a la colocación y descarga de hipotecas en el mercado de capitales para profundizar el mercado de créditos hipotecarios.

Dejá un comentario