Habilitan nuevo desarrollo urbano en Costanera Norte (aun falta una “segunda lectura”)

9 de octubre, 2020

Legislatura Costanera Norte

El oficialismo porteño dio primera sanción en la Legislatura a la construcción de un barrio náutico en la Costanera Norte, al igual que a dos convenios para subir la altura de futuras edificaciones en predios de Palermo y Villa Crespo, lo que fue rechazado por la oposición. .

Los tres expedientes, impulsados por la administración de Horacio Rodríguez Larreta, deberán ser debatidos en una audiencia pública en la que la ciudadanía dé su opinión para, posteriormente, volver al recinto y recibir su sanción definitiva por tratarse de proyectos que se encuadran en las normas de “doble lectura”.

Render del proyecto “Distrito Joven”

El proyecto para rezonificar los predios de la Costanera Norte fue aprobado por 37 votos a favor de los bloques Vamos Juntos, la UCR-Evolución y el Socialismo y 23 votos en contra de las bancadas del Frente de Todos, el FIT, GEN y Consenso Federal.

En el caso de los dos convenios urbanos, la votación obtuvo un resultado diferente ya que el espacio de la CC ARI, que integra el bloque Vamos Juntos, se abstuvo. Los “lilitos” marcaron así reparos ante la política urbanística de Larreta.

“Lo que votamos es un cambio de paradigma: en los últimos años, la vista y el disfrute del río fueron para unos pocos. Hay que recuperar el acceso y permitir que todos los vecinos utilicen el espacio que se va a generar entre la ribera y la urbanización de usos mixtos”, sostuvo el titular del bloque oficialista, Diego García durante la sesión.

Puntualmente, la ley sobre la Costanera abarca los terrenos donde funcionaron los complejos Costa Salguero y Punta Carrasco, sobre los que se cambió la actual zonificación para incluir usos del suelo “residencial y comercial”.

Ambas predios forman parte del “Distrito Joven” que se extiende a lo largo de la Costanera Norte aunque fueron autorizadas a través de una ley de diciembre del año pasado, a ser vendidas por el Gobierno porteño.

El proyecto prevé la construcción de un conglomerado de diez edificios de hasta diez pisos de altura, con calles internas y un espacio verde que finaliza en la ribera, sobre el cual se permitirá el acceso público, y es por eso que el oficialismo porteño defiende la iniciativa señalando que se cuidará el acceso al río.

La iniciativa recibió críticas de organizaciones de arquitectos y de defensa del patrimonio, que aducen el incumplimiento del artículo 8 de la Constitución local, que dice que “los espacios que forman parte del contorno ribereño de la Ciudad son públicos y de libre acceso y circulación”.

También hubo críticas de la Anac, por la cercanía de las torres al aeropuerto Jorge Newberry.

En tanto la legisladora del FdT, Claudia Neira señaló que “los porteños y porteñas no le vamos a dar la espalda al río. La ley que se acaba de votar se vuelve a discutir en una segunda votación y en una audiencia pública. Trabajemos juntos para lograr un proyecto que nos permita disfrutar de la costa de nuestra Ciudad”.

Dejá un comentario